Girona 0–2 Barcelona: Siempre Lionel Messi
GETTY IMAGES
Cuando peor lo estaba pasando el conjunto azulgrana, apareció el argentino para dar seguridad y ganar el partido.

Otra vez Leo Messi. Parece imposible pensar que el Barcelona pueda perder un solo partido cuando el argentino opta por decidir la resolución de este. Después de muchos tramos donde el Girona quizá mereció encontrar un premio mejor, el argentino volvió a surgir a pase de Jordi Alba para sentenciar y firmar un 0-2 que terminó por destruir la moral gerundense después de afrontar casi toda la segunda mitad con un jugador menos por la expulsión, excesiva, de Bernardo Espinosa. Nélson Semedo fue el autor de abrir el marcador con un zurdazo tras un enorme error defensivo de los locales.

No hubo que esperar mucho tiempo tras el pitido inicial del encuentro para ver cómo el Barcelona se hacía dueño de la orquesta. El Girona no parecía salir de los vestuarios y durante cerca de 20 minutos apenas fueron capaces de generar siquiera una jugada ofensiva de cara a la portería de Ter Stegen. Corría el minuto 9 cuando Nélson Semedo fue el más listo de todos dentro del área después de que la defensa gerundense no fue capaz de despejar un balón. El rechace le cayó al lateral y fulminó la red de Bounou de potente zurdazo. Primer gol para el portugués con la elástica azulgrana. El partido transcurría sin pena ni gloria, con ambos equipos apáticos y jugando casi sin ganas. El guardameta del Girona salvó el 0-2 pasado el cuarto de hora ganando un mano a mano a Coutinho. Hubo que esperar casi hasta el descanso para ver una doble ocasión, esta vez para los locales, que se veían algo mejor sobre el césped. Stuani remató primero para estrellarse en Ter Stegen, y el rechace lo recogió Pere Pons para disparar a puerta vacía, donde se encontraba Piqué para sacar el esférico sobre la línea.

Tras el paso por vestuarios, todo se convirtió en algo frenético en los primeros 10 minutos. Ter Stegen tuvo que evitar, una vez más, que Stuani empatara el encuentro. Dos minutos más tarde, en el minuto 52, apareció la jugada más polémica del partido después de que Bernardo Espinosa viera la segunda amarilla por una infracción sobre Luis Suárez que no pareció ni falta en la visualización del partido. Decisión más que exagerada del colegiado Pablo González Fuertes, que no fue nada bien acogido por la afición local. Sin embargo, y a pesar de la inferioridad, el Girona se lanzaba al ataque buscando un empate más que merecido. Sin embargo, apareció el de siempre, Leo Messi, para batir a Bounou por encima con un sutil golpeo de balón en el minuto 68. Nuevo estadio donde marca el argentino.

No hubo tiempo para más, salvo algunas jugadas aisladas en las que Bounou evitó el tercero. El segundo tanto azulgrana mató por completo las ilusiones del Girona de, al menos, rascar un punto a pesar de la inferioridad. Dejar al Barcelona vivo, aun sin ser uno de sus mejores encuentros de la temporada, significa que te puedan sentenciar en cualquier momento, sobre todo con el argentino entre sus filas. Así las cosas, los de Ernesto Valverde vuelven a ganar otros tres puntos y siguen manteniendo su ventaja en el liderato. Ahora tienen la vista puesta en tratar de remontar el encuentro de Copa ante el Sevilla. La eliminación no debería ser una opción para el equipo de la Ciudad Condal, a pesar del pensamiento de Gerard Piqué.

Comentarios ()