Getafe 1-2 Barcelona: Campeones de invierno y empujón hacia LaLiga
GETTY IMAGES
Messi y Suárez sirven la victoria azulgrana en un duelo marcado por un gol anulado.

El mejor regalo es tener a Messi. Como en el 2018, en el 2017 o en todos los años teñidos por su presencia, el astro argentino volvió a servir de guía para superar la trampa de Getafe (1-2). Un choque que, marcado por un tanto mal anulado a los madrileños, se llevó un Barcelona que resistió y resistió para allanar la senda hacia un nuevo título liguero.

Y eso que el primer golpe en la mesa fue del Getafe. Jaime Mata remató a la red un centro lateral, pero el colegiado señaló un empujón inexistente de Ángel sobre Lenglet. Cayó al suelo el francés como lo hizo el Getafe tras un buen inicio. Cuando menos lo merecían los de Valverde, emergió el de siempre, Messi, para encontrar oro en un suelo plagado de minas.

El artículo sigue a continuación

El dispuesto por un Getafe que plantó cara hasta el tanto teñido de suerte del argentino. En medio de una indecisión de la zaga azulona, se deshizo de David Soria para marcar a puerta vacía (20’) un tanto que sirvió de alfombra al Barcelona. Creció a partir de ahí, llegando los mejores minutos de un equipo al que solo frenó el agigantado portero local.  Quien, eso sí, poco o nada pudo hacer ante la suculenta obra de arte de Luis Suárez para el segundo. Con una volea magistral desde el balcón del área (39’), el uruguayo pareció ponerle la puntilla a un Getafe anestesiado por aquel entonces.

Pero encontró el equipo de Bordalás una rendija lo suficientemente grande como para volver a entrar en el duelo. Se agarraron los madrileños a los incómodos centros laterales y a través de uno de ellos recortó distancias. Ángel devolvió al área pequeña un servicio desde la izquierda para regalarle el gol a Jaime Mata (43’) al borde del descanso.

Y bien mereció el ‘Geta’ igualar la contienda tras él. Se aprovechó el equipo de Bordalás del desorden culé para someter a un Barcelona al que salvó Ter Stegen… y la falta de acierto azulona. La misma que, aun sin merecerlo, tendió una mano hacia la confirmación de una tendencia: el dominio de los azulgranas en el campeonato liguero español.

Comentarios ()