Leganés 1-1 Getafe: Tablas en Butarque
LEGANÉS GETAFE LALIGA
LALIGA.ES
El derbi madrileño se resuelve con un empate que castiga la falta de acierto del equipo de Pellegrino en los metros finales.

El Club Deportivo Leganés y el Getafe no pudieron pasar del empate (1-1) y firmaron tablas en un derbi madrileño en el que mereció mucho más la entidad pepinera, que llevó el peso del partido y disfrutó de un sinfín de ocasiones que no terminó de concretar para finalmente acabar con un resultado que le permite enlazar cinco jornadas sin perder, sumando diez puntos de doce posibles para meter una distancia con respecto a la zona caliente de la tabla.

La mejoría del Leganés, desde la perspectiva de los resultados, se explica desde su soberana apuesta por el juego exterior. Rechaza el equipo dirigido por Pellegrino cualquier oportunidad de construir por dentro para volcarse de lleno por las bandas, donde los centros laterales se han convertido en el único y principal recurso para desmontar defensas rivales. Y no es para menos, pues la imponente presencia de Guido Carrillo, potenciada por las constantes caídas a banda de En-Nesyri para arrastrar piezas del tablero, se convierte en un elemento difícil de neutralizar para los centrales.

El punta argentino pudo provocar que el conjunto pepinero se fuera al descanso con una buena ventaja en el marcador a través de dos académicos cabezazos que sacaron a relucir la mejor versión de David Soria bajo palos. No consiguió batirlo en ninguna de ellas y fue el equipo azulón, en una fase del partido donde ralentizó descaradamente el juego y bajó el ritmo a conciencia para esperar el fallo rival, el que golpease primero por medio de Leandro Cabrera, que cabeceó a gol una buena falta lateral colgada por Damián Suárez.

El artículo sigue a continuación

El gol tuvo un fuerte componente psicológico de carácter negativo para el Leganés, que había rayado a un alto nivel durante los 45 minutos. De primeras, pasaron apenas dos minutos tras el paso por los vestuarios para que el Getafe sentenciase. Foulquier se coló por dentro para filtrar un pase a la carrera de Jorge Molina, que acusó los años de experiencia frente a la potencia de Omeruo. Inmediatamente después, Jaime Mata pudo encadenar su tercer partido marcando al aprovechar una mala salida de Cuéllar en un córner pero su cabezazo se marchó fuera.

Los de Bordalás centraron todos los esfuerzos en contemporizar e impedir que el Leganés se activase, algo que no terminó de conseguir. El fútbol se entiende desde los estados de ánimo y el que vive a día de hoy el equipo blanquiazul invita a que acontezca cualquier contexto. Entre Siovas y Óscar Rodríguez cocinaron la posibilidad de empatar el partido pero no fue otro que Nyom el que terminó por meterla en la cazuela. El franco-camerunés castigó una mala defensa del Getafe a un saque de falta para fusilar con un zapatazo a David Soria.

Terminó por parapetarse el cuadro azulón en los veinte minutos final para mantener el resultado ante un Leganés respondón, que lo intentaba a través de centros laterales que no podía finalizar Guido Carrillo. Bordalás refrescó al equipo dando entrada a Cristóforo, con el que ganó presencia y contundencia en la sala de mandos. Pudo decantar la balanza el conjunto pepinero a través del balón parado, exprimiendo una pizarra que obligó al Getafe a mantener toda su concentración para llevarse un punto en su visita a Butarque.