Un Barcelona imparable también gana en Madrid (0-3)
Getty Images
En un partido gris de los de Valverde en el que Messi no compareció, la regenerada pegada de Suárez y las paradas de Ter Stegen valieron tres puntos.

El Barcelona suma y sigue. Un día más, el fútbol vistoso destacó por su ausencia, pero un día más, el conjunto culé solo necesitó de su pegada y del buen hacer de su guardameta para sumar tres puntos más a su casillero. Esta vez no fue Messi en ejecutar la victoria, fue un recuperado Suárez que salió de su peor racha como culé con un doblete de listo, cazando dos rechaces de Cuéllar que convirtió en dos tantos. La peor noticia para los culés fue la amarilla para Piqué, que se perderá el duelo liguero en Mestalla. La peor para el Lega es que su buen juego se estrelló en su propia falta de pegada, fallando hasta 3 mano a manos.

EL AÑO QUE MESSI VOLÓ

El artículo sigue a continuación

Buena primera parte de un Leganés atrevido al que le lastró su inocencia en las dos áreas. En la contraria, donde los continuos intentos de Amrabat, que trajo por la calle de la amargura a Piqué, no se vieron respaldados por ninguno de sus compañeros, a los que dejó al menos en un par de ocasiones en situaciones francas de gol. En la propia, con el error de bulto de Pichu Cuéllar, que dudó entre sí despejar o blocar y acabó haciendo lo peor: dejándola muerta en área pequeña para que Suárez rematara a placer. En los culés, destacaron la insistencia de los laterales y Alcácer y la brega de Suárez, con un Messi extrañamente ausente.

El comienzo de la segunda parte continuó la tónica de dominio del Leganés, que tuvo el empate en un mano a mano de Beauve que solo ante Ter Stegen volvió a demostrar la inocencia del ataque pepinaro, disparando directamente contra el cuerpo del meta alemán. Y perdonó las pocas que tuvo el Lega pero ni de lejos hizo lo propio el conjunto de Valverde, que en su siguiente ocasión clara volvió a rematar Alcácer, volvió a rechazar sin atrapar Cuéllar y volvió a matar en el rechace Luis Suárez, haciendo su primer doblete con el Barcelona desde la temporada pasada.

Con el Leganés yendo a por todas, Ter Stegen echó el cerrojo a su puerta deteniendo cada ataque pepinero que se encontró en frente, y fueron unos cuantos, y Paulinho puso la guinda sobre la bocina para que el Barcelona se llevara una victoria funcionarial que le pone, al menos hasta el final de la jornada del sábado, a 11 puntos de sus dos máximos contendientes por el título liguero.

Comentarios ()