El River de Gallardo: el DT metió mano y el Millonario se quedó con el Superclásico
Última actualización
JUAN MABROMATA/AFP/Getty Images
El Muñeco vio que Boca presionaba y realizó dos modificaciones que cambiaron el partido. Otra vez apareció el estratega y Núñez festejó.

El estadio, la gente, los mensajes en el vestuario de Boca , los fuegos artificiales en la salida de los equipos, nada de eso amedrentó a River que jugó los primeros minutos en La Bombonera con tranquilidad y fue superior al conjunto de Barros Schelotto, que no soportó la presión del rival.

Fue un primer tiempo casi ideal para el Millonario que se puso en ventaja con un golazo del Pity Martínez en un momento en el que le costaba llegar con claridad al arco de Rossi. Casi, porque el 10, que hasta ese momento era el más desequilibrante, se fue lesionado a los 22 minutos (entró Juanfer). Pero el cambio no modificó del todo el juego de River, que tenía la pelota y dominaba en La Bombonera.

Sin embarg,o en el segundo tiempo la historia comenzó completamente diferente: Boca atoraba, los de Núñez cedían la pelota y el Xeneize comenzaba a empujar a los de Gallardo contra el arco de Armani. Fue entonces cuando apareció el estratega y, sin dudarlo, metió dos cambios: a los 16 minutos entró Zuculini por Enzo Pérez y a los 18 Scocco reemplazó a Pratto. Dos hombres fuertes, de jerarquía, que el DT no tuvo problemas de reemplazar. Porque si hay algo que caracteriza al Muñeco es que toma las decisiones sin importarle los nombres.

El artículo sigue a continuación

Boca River Superclasico Superliga 23092018

Y esos cambios fueron los que le permitieron al Millonario contrarrestar los avances del Xeneize en el complemento. Tanto que River pasó de sufrir a festejar gracias a una jugada colectiva que termina en un bombazo de Scocco . Después de eso, Boca no pudo nunca volver a ser el de los primero minutos del segundo tiempo. Y eso fue gracias a Gallardo que, otra vez, leyó el partido e hizo los cambios que tenía que hacer para que su equipo festeje.

Esta vez, el agregado fue que el triunfo se dio nada menos que ante el clásico rival y en La Bombonera, lo que le da un crédito más a un entrenador que hace tiempo dejó de tener que demostrar, pero que lo sigue haciendo.

Comentarios ()