El Barcelona cava la tumba de Lopetegui (5-1)
Getty
Con un hat-trick de Luis Suárez, los de Ernesto Valverde ganaron el Clásico y sellaron el destino del entrenador madridista.

El Barcelona firmó la carta de despedida de Julen Lopetegui. Agarrado al puesto de técnico del Real Madrid, quedó en evidencia en el día del golpe en la mesa. Ante su eterno rival y en un duelo para darle la vuelta a una dinámica venida a negro, no hizo su equipo más que confirmar su caída a los infiernos. Una caída que, después de caer goleado en el Camp Nou (5-1) gracias en buena parte a un hat-trick de Suárez, le sitúa noveno en la tabla a siete puntos del líder.

Y es que salió a verlas venir el Real Madrid y lo pagó caro. Necesitado de un golpe de autoridad, hizo sin embargo todo lo contrario. Dejó jugar y mandar al Barcelona, sin caer en la necesidad de tapar la banda izquierda de un Jordi Alba que la convirtió en autopista. Por ella llegó el primer gol. El internacional denostado por Luis Enrique le ganó la espalda a Nacho, templó el cuero y se tomó el lujo de pensar y repensar el pase atrás que terminó culminando por bajo Coutinho (11’).

El artículo sigue a continuación

Pero no hizo este gol despertar el orgullo de un conjunto blanco inmóvil ante las adversidades. Los blaugranas se acomodaron, servidos por la permisividad de un rival al que puso la puntilla el VAR. Luis Suárez cayó en el área derribado por Varane y el VAR, después de visionar la jugada Sánchez Martínez a pie de campo, decretó una pena máxima que el propio delantero uruguayo se encargó de anotar cumplida la media hora.

Parecía entonces firmada la sentencia de Julen Lopetegui al frente de los blancos. Pero se levantó el Madrid cuando nadie lo esperaba. Quitó el técnico a Varane por lesión en el descanso y modificó el dibujo, dejando a tres defensas y pasando a jugar con dos carrileros. Una solución con efecto inmediato. Tomó las riendas del choque el plantel madridista, que pronto, solo cinco minutos después, recortó distancias. Lucas Vázquez entró por el flanco derecho y Marcelo volvió a marcar, como lo lleva haciendo durante tres partidos.

Llegaron entonces los mejores minutos de un Real Madrid que, sin embargo, volvió a echar en falta a un hombre gol. Modric se topó con la madera, como hizo poco después Luis Suárez en un partido convertido en un ida y vuelta. Y de ese intercambio de golpes salió ganador el líder de La Liga. Si falló Benzema de cabeza a bocajarro, no lo hizo su homólogo en el lado contrario. Un Suárez que terminó de cavar la tumba de Lopetegui. Servido en dos ocasiones por Sergi Roberto, la segunda aprovechándose de un error garrafal de Sergio Ramos, sentenció al técnico blanco, primero de cabeza y luego con un precioso balón picado. Con los merengues pidiendo la rendición, se unió a la fiesta Arturo Vidal, también de cabeza y respondiendo a un buen centro de Dembélé, para firmar la carta de despedida de Julen Lopetegui como entrenador del Real Madrid.

Comentarios ()