Atlético de Madrid 1-0 Espanyol: Griezmann sigue bailando en el Wanda Metropolitano
Getty
Un tanto del francés, de penalti, sirvió para que el conjunto rojiblanco volviera a sumar los tres puntos

Un gol de penalti de Antoine Griezmann. Solo eso hizo falta para que el Atlético de Madrid volviera a hacerse con la victoria en la Liga Santander, y lo hizo ante un Espanyol que fue mucho mejor sobre el tapete en el primer tiempo. Un penalti clamoroso fue suficiente para que los rojiblancos pudieran decidir el encuentro en una segunda mitad muy igualada. Oblak estuvo imperial bajo palos, como viene siendo habitual, y evitó que Borja Iglesias y Granero adelantaran a su equipo en los primeros 45 minutos.

El conjunto dirigido por Rubi saltó mucho mejor sobre el terreno de juego; presión alta, combinación y búsqueda vertical del juego con el fin de encerrar a la escuadra rojiblanca en su área. De hecho, las ocasiones más claras del primer tiempo fueron claramente de color blanquiazul. La primera de ellas llegó al filo del minuto 15, cuando Granero, con tremenda picardía, buscó la escuadra cruzada de la portería con un sutil toque. El cuero rozó el larguero. No tardó en volver a probar fortuna, puesto que dos minutos más tarde, Borja Iglesias intentó una vaselina lejana buscando sorprender a Oblak, pero el guardameta pudo recular a tiempo para evitar el gol. Los minutos pasaban y la superioridad del Espanyol era muy latente. Cercana la media hora, Leo Baptistao tuvo una doble ocasión, pero se estrelló contra el portero esloveno primero y contra la madera después. No fue hasta casi el descanso cuando se vio al Atlético generar peligro. Fue en dos jugadas casi consecutivas de Griezmann, pero en ambos intentos se encontró con un gran Diego López bajo los palos.

Tras el paso por vestuarios, el Espanyol quiso salir con la misma intensidad que en el primer tiempo, pero los de Simeone estuvieron más concentrado sobre el verde del Wanda Metropolitano. De hecho, el nivel defensivo del Atlético de Madrid se hizo notar y el conjunto catalán apenas supuso peligro ante la portería de Jan Oblak. La jugada polémica apareció en el minuto 56 de partido. Una jugada del Atlético terminó en gol de Correa, pero el árbitro anuló el gol porque instantes antes había señalado un penalti más que claro de Granero sobre Koke. Tras consultarlo con el VAR, el colegiado señaló una pena máxima que se encargó de materializar Antoine Griezmann con rabia y potencia. Lanzamiento imparable directo a por los tres puntos. A Rubi no le quedaba otra opción que realizar cambios ofensivos y lanzarse arriba durante los últimos tramos del encuentro.

A pesar de eso, el Atlético de Madrid tiró de gran habilidad y concentración defensiva para mantener la ventaja de 1-0 en el marcador hasta que Mario Melero López señaló el final del partido. Así las cosas, el conjunto rojiblanco vuelve a lograr los tres puntos y se coloca colíder a falta de que el Barcelona dispute su partido. El Espanyol, por su parte, continúa atravesando una mala racha que le sirvió para abandonar la parte media alta de la clasificación.

Comentarios ()