Noticias En directo
Barcelona

Y Dembélé fue la estrella del Barcelona

23:04 CET 11/12/18
Ousmane Dembele Barcelona Tottenham UCL 11122018
El francés se presenta puntual a la cita con el Tottenham y firma el mejor gol desde que viste la casaca azulgrana.


EDITORIAL

Ousmane Dembélé en estado puro. Recuperó ante Dennis Rose en el círculo central siendo el hombre más adelantado tras su buena presión ante la salida del balón del Tottenham, hizo un cambio de ritmo que le sirvió para quedarse solo ante Hugo Lloris. No se puso nervioso sino todo lo contrario. Acomodó el cuerpo, hizo un pequeño recorte y envío el balón al fondo de la red gracias a un golpeo suave con el que el francés firmó su mejor gol como jugador del Barcelona.

Lo celebró dándose golpes en la cabeza, reivindicando su derecho a sentirse una estrella del Barcelona, algo que Ernesto Valverde le permitió incluyéndole en el once a pesar del retraso en el entrenamiento del pasado domingo y sentando a Leo Messi en el banquillo. En este entorno Dembélé se sintió responsable del equipo y ejerció como lo que el barcelonismo espera de él desde que llegara hace año y medio, como un jugador tan resolutivo como impactante. 

Esta vez sí llegó a tiempo a su cita con el Camp Nou, que ya desde el momento en el que escuchó su nombre en la megafonía apoyó al díscolo delantero, siempre imprevisible. Siguió mostrando mordiente y una buena actitud en todo momento, presionando con intensidad y atemorizando al cuadro inglés, quien subo sobreponerse hasta el punto de que Son Heung-Min casi logra el empate en el tramo final, aunque también Philippe Coutinho enseñó los dientes enviando dos balones al poste.

El Tottenham siguió creciendo en el segundo tiempo y Dembélé siguió arrancando suspiros de admiración, esta vez gracias a una cabalgada por la derecha que culminó con un centro raso a la frontal del área que Coutinho no logró transformar y cuando abandonó el terreno de juego lo hizo con el resultado a favor -a pesar de que Lucas Moura pusiera el empate en el minuto 85- y una sonora ovación del Camp Nou, que si debía dictar sentencia en cuanto al camino a seguir lo tuvo clarísimo y por decisión unánime votó que Dembélé no se mueva de Barcelona.