Víctor Font: "Neymar no le conviene al Barcelona"

Comentarios()
Goal
El precandidato a la presidencia del Barcelona, alineado en el cruyffismo más genuino, no ve clara la llegada del brasileño por los riesgos que trae.


ENTREVISTA EXCLUSIVA

Víctor Font (Granollers, 1972) quiere que el Barcelona recupere la esencia, que a su entender, ha perdido. Alineado en el cruyffismo más genuino, este empresario especializado en el sector de las telecomunicaciones piensa en el futuro de un club que ve desnortado y no titubeó hace un año, cuando desveló sus intenciones de presentarse a las elecciones presidenciales de 2021 tras varios años diseñando cómo tiene que ser el Barcelona que viene.

¿Teme el desgaste que pueda sufrir anunciando sus intenciones de comparecer en los comicios con tanta antelación?

"Si viéramos un proceso tradicional, sin ninguna duda. Pero nosotros estamos intentando desarrollar algo distinto porque lo creemos necesario para crear el futuro proyecto que el Barcelona necesita. A menudo utilizo la metáfora de la ciudad olímpica, la que quiere serlo no lo dice seis meses antes de que el COI decida sino que es imprescindible hacer planes de viabilidad, entender con qué equipo de personas se trabajará o cómo se va a financiar. El reto que tiene el Barcelona del futuro es mayúsculo durante la próxima década y en base a esta visión pensamos que lo normalmente son sprints tenían que convertirse en un formato más próximo al maratón. De ahí que desde 2014 estemos pensando cómo tiene que ser el Barcelona de 2030".

¿Y cómo tiene que ser?

"El reto de la próxima década es mayúsculo, hay que sustituir a la mejor generación que ha tenido este club con el mejor jugador de todos los tiempos al frente en un momento en el que la competencia cada vez es más potente. Tenemos un modelo de propiedad que queremos preservar pero esto nos da cierta desventaja económica porque el propietario no puede capitalizar el club. Es también un momento en el que hay que acometer la inversión patrimonial más relevante de la historia de la institución, el Espai Barça, que tenía que estar acabado dentro de dos años y ni siquiera ha empezado. Esto sucede en un momento en el que el modelo económico tradicional de los clubes y del Barça ha llegado a su máximo. Crecer más, si no se hace una transformación del modelo de negocio, va a ser imposible. Es la tormenta perfecta, así que o hacemos una transformación completa del modelo de gestión, como Johan hizo en el campo en los ochenta, o no podremos hacer frente a estos retos. Los riesgos son reales. Uno, que el club no tuviera otra opción que convertirse en sociedad anónima. Y dos, que dejemos de competir y nos convirtamos en otro Milan. Hay mucho por hacer y hay que hacerlo de forma distinta".

¿Cómo puede seguir siendo distinto, el Barcelona, si al final los jugadores van donde pagan más, como profesionales que son?

"Precisamente, realizando una revolución en el modelo de gestión. Lo que nos tranquiliza y nos apasiona es que la oportunidad está ahí. El Barcelona, igual que otros grandes clubes, son medianas empresas por su facturación. Tiene una marca global y el potencial es descomunal. Solo en Catalunya hay setenta u ochenta empresas que facturan más que el Barça. Esto sucede porque a través de cuatro o cinco grandes contratos se cubría el presupuesto necesario para tener una plantilla competitiva y, por lo tanto, no se ha maximizado el potencial de negocio. La oportunidad está en los millones de fans alrededor del mundo y tenemos la capacidad y la posibilidad de monetizar estos seguidores que consumen contenido y productos yendo directamente a ellos eliminando intermediarios. Lo pueden hacer todos los clubes pero son las grandes marcas, los grandes clubes, las que están en posición para poderlo capitalizar. Si hacemos esto tendremos la capacidad de proteger el modelo de propiedad y no necesitaremos el capital del propietario ni la deuda bancaria para acometer los proyectos necesarios que nos permitan seguir siendo competitivos".

Actualmente aumentan los beneficios, o eso dicen, pero también los gastos. ¿Qué peligro trae semejante huida hacia adelante?

"El problema es que los beneficios no son tales, son muy pequeños, y se generan a través de la venta de activos, de jugadores. El año de la venta de Neymar fue el primer caso claro en el que el Barcelona se convertía en un club vendedor. Cada año hay que vender jugadores para cuadrar los números, es la única forma de generar plusvalías por valor de 100 millones de euros como ha pasado este año".

Pero esto es arriesgado. Si Yerry Mina no marca tantos goles en el Mundial quizá no sale por 30 millones...

"Correcto. Ya veremos las cuentas de este año y si hay superávit, pero si lo hay será por las salidas de Denis el último día de mercado y por la operación contable con Cillessen. La presión por cuadrar números generando plusvalías es tal que se pone en riesgo no solo el proyecto deportivo sino que lo económico pasa incluso por delante de lo técnico y esto, en una institución deportiva como el Barça, supone un grave problema. En 2015 tuvimos 13 millones de beneficio después de vender a Neymar por 222 millones. Si no hubiera decidido irse hubiéramos tenido un problema económico de una magnitud muy grande, Coutinho y Dembélé se incluyeron en la cuenta de resultados del año siguiente. Son ejemplos tangibles y no aislados de la problemática económica del club y pone en riesgo la capacidad de seguir compitiendo a medio plazo, de acometer unas operaciones patrimoniales necesarias que ya son urgentes... si el Espai Barça no ha empezado es porque no hay dinero. Vemos que se están planteando operaciones a muy corto plazo que no tendrán un impacto muy grande en la cuenta de resultados del año que viene pero que suponen asumir responsabilidades y compromisos económicos para los próximos tres, cuatro y cinco años, y eso me parece una irresponsabilidad".

Entonces, ¿los números no cuadran?

"En absoluto. Por eso pedimos transparencia". 

Las cuentas se auditan.

"Las cuentas sí pero los compromisos económicos de los siguientes años no, a menudo porque es información confidencial. Pero esta transparencia es necesaria porque el mandato del presidente Bartomeu está llegando a su fin y cualquier proyecto que se plantee gobernar el club durante los próximos años tiene que conocer con toda exactitud el estado del club, tales como las hipotecas, los compromisos y la realidad económica. Eso no existe a pesar de que, como bien dices, las cuentas se auditen. Esto por lo menos nos permite ver por dónde cojeamos pero el tener conocimiento de los compromisos del futuro sería conveniente. Incluso tenemos información de que algunas de las renovaciones recientes asumen compromisos de incrementos salariales importantes a medio plazo. Es decir, algún jugador cobrará lo mismo el año siguiente para que el incremento se produzca más tarde, esto es lo que exigimos que se explique".

No es fácil tomar ciertas decisiones con jugadores que han dado tanto, sin embargo.

"Teóricamente no y por eso es imprescindible una dirección deportiva con un proyecto deportivo muy claro. Tengo la sensación de que se está intentando gestionar el final de esta generación con una visión muy cortoplacista, buscando optimizar las opciones de éxito en los próximos dos años, en lugar de construir un proyecto de medio y largo plazo para asegurarnos seguir compitiendo en 2030. Por supuesto no es todo blanco o negro. Por ejemplo creo que el fichaje de De Jong es un negocio en clave estratégica de cara al futuro muy importante y confío en que a De Ligt se le pueda fichar. No sé por qué tengo la sensación de que el acuerdo con la Juve es un ejercicio de voluntarismo y tiendo a pensar que no está cerrado. Operaciones de este tipo te pueden ayudar a ir planificando el relevo de la columna vertebral. También echamos de menos poder hacer apuestas con gente que suba de la Masía para complementar fichajes importantes".

De todas formas el proyecto de futuro no puede destarotar el presente y De Ligt, en concreto, pide cobrar más que Piqué.

"Que sea tan caro es relativo. En una operación económica de estas características hay que tener en cuenta dos ejes: por un lado está la inversión inicial, el fichaje, y por el otro, el sueldo y el gasto anual que supondrá. En la cuenta de resultados financieros aparecerán tanto el sueldo como la cantidad anual amortizada y si lo analizamos no creo que De Ligt sea un jugador tan caro. Me parece más caro fichar a Neymar. Si comparas la inversión inicial por él, los 200 millones que puede pedir el PSG, con los 70 que puede costar De Ligt ya hay una diferencia descomunal. El punto que levanta sobre la masa salarial es algo a tener en cuenta, no se pueden asumir ciertos compromisos que no permitan tener una escala salarial sin sentido. Poniendo a Messi al margen, dándole de comer a parte por ser el mejor de la historia y no existe referencia válida, a De Ligt hay que ofrecerle lo que tiene sentido ofrecerle. Y estoy convencido de que al jugador, a pesar de tener el representante que tiene, si se le plantea un proyecto deportivo que tenga sentido a corto, medio y largo plazo que no ponga en riesgo su carrera y que se apuesta por él en un entorno en el que la meritocracia pasa por encima de todo, escogerá el Barça. Este es un club por el que siempre ha sentido debilidad, un amigo y compañero suyo como De Jong está aquí, así que hay suficientes ingredientes como para asegurarlo".

Ganar, competir, decidir y ser únicos. ¿Cómo se traducen los cuatro elementos de su proyecto a la realidad?

"En lo deportivo vemos la oportunidad en lo económico, hay que transformar el modelo de gestión, como comenté. En primer lugar hay que reforzar el carácter polideportivo de la entidad monetizando los recursos de forma que permitan alcanzar a las secciones. Lo que se ha emepezado a hacer bien con el fútbol femenino debe tener continuidad también en las secciones. Y cabe no olvidar que, como Barça, tenemos la gran suerte de haber vivido a Johan como jugador y como entrenador, somos hijos del modelo que instauró desde los ochenta. Esto nos ha dado frutos, cuando hemos ganado ha sido cuando hemos sido fieles a esta idea, tenemos a los mejores alumnos a pesar de que, por desgracia, muchos no trabajan en el club. Queremos ser muy radicales y muy consistentes con esta idea, construyendo una estructura común con los mejores profesionales que conozcan muy bien el modelo".

¿Tanto ha cambiado el Barcelona por dentro?

"Puedo estar de acuerdo, y es bien normal, que haya barcelonistas que puedan pensar que el fútbol ha evolucionado y el juego de posición de Cruyff ha quedado desfasado. Es bien legítimo. Pero entonces expliquémoslo al socio y digamos qué queremos y con quién, hay que ser consistentes. Lo que no se puede hacer es decir que el modelo no cambia y que haya tanta gente que haya salido del club para poner a personas con responsabilidades que digan que el modelo tiene que ser otro. Esto me sorprende y lo continuamos viendo, se dicen unas cosas y se hacen otras".

¿Echa en falta una mayor visión de club para con el fútbol base?

"Es fundamental tener una idea, una visión y un proyecto a largo plazo muy claros. Y luego ser consistentes. Si la mayoría estamos de acuerdo en ir en una dirección, también lo estaremos en tener a los mejores profesionales para evitar que esto acabe pareciéndose a la política y que las legislaturas no permitan alcanzar resultados".

¿Se ha hecho tarde a la hora de asegurar la continuidad del modelo tras las salidas de Puyol, Xavi e Iniesta?

"No se puede generalizar, cada caso es particular. Pero tengo la sensación de que no se ha asegurado la retención de parte de este talento ni se ha encontrado la manera de canalizar esta experiencia para el bien del club. Seguramente Iniesta está en Japón porque es lo que quería, pero no entiendo que Puyol, Valdés -que ha estado entrenando a un equipo vinculado al Real Madrid-, también Guardiola y Txiki, que están en la competencia, o a Joan Vilà, Albert Benaiges u Òscar Garcia Junyent no estén trabajando en el club. Hacer un esfuerzo para contar con este talento es fundamental si crees en este modelo".

Los esfuerzos se están centrando en traer a Neymar y a Griezmann.

"Parte de nuestro modelo de gestión pasa porque las decisiones importantes las tome gente con experiencia. Hay gente en la directiva que no conoce el mundo del fútbol. Hay un socio que quiere ser presidente y el resto son amigos y familiares que le avalan. Ha pasado con mi amigo Marc Ingla y también con el actual vicepresidente deportivo, Jordi Mestre. Incluso Bartomeu ha tomado decisiones de esta clase y no están preparados para ellas. Decisiones como las de si Griezmann y Neymar tienen que venir o no deben estar en manos de personas con la mejor preparación y conocimiento que casen, desde nuestro punto de vista, con el cruyffismo. Les pregunto a estas personas y, en el caso de Neymar me sacan a relucir su capacidad técnica, es uno de los futbolistas top tres del mundo, pero también hay que mirar otros aspectos imprescindibles para rendir con resultados óptimos, si el fútbol es su prioridad o no, qué tipo de entorno tiene... En el caso de Neymar, y lo vemos en otros brasileños, vemos que el fútbol no es su única prioridad. En el Barcelona, para competir con garantías de éxito, tienes que ser un super profesional. Al margen del gran impacto económico, que es otro aspecto negativo, como socio no olvido cómo nos dejó tirados con la temporada a punto de empezar y tiene demandado al club. Personalmente creo no conviene ni deportiva, ni económica ni insitucionalmente pero yo no tomaría esta decisión. Lo consultaría y quizá se me planteen más argumentos a favor".

¿Qué haría con Griezmann?

"Creo que es un jugador de mucho talento pero no tengo claro que sea lo que el club necesita. No jugamos con extremos abiertos de forma eficaz, menos si Luis Suárez continúa. Entre él y Messi cumplen la función que vendría a desempeñar Griezmann".

¿"El que se va no vuelve" vale solo para los chavales de la Masía?

"Es una contradicción, otra más. En el caso de Neymar hay una confluencia de muchos factores que quizá no se expliquen de forma abierta. Hay todavía dos casos en la justicia ordinaria que involucran a Neymar y el Barcelona, y una de las demandas la ha interpuesto él directamente, con lo cual para llegar a acuerdos deba haber contraprestaciones mucho más allá de lo deportivo".

¿Le preocupa el desenlace de la sentencia del caso DIS tras el pacto por el caso Neymar 1 que se saldó con el club asumiendo la responsabilidad penal?

"Lógicamente cualquier judicialización del club me preocupa en general pero en el caso concreto de DIS tiendo a pensar que se puede llegar a un pacto y que es lo que se pretende".

Hablemos del futuro. Xavi ya tiene el carnet de entrenador. ¿Es su apuesta para el banquillo del primer equipo en 2021?

El artículo sigue a continuación

"En el mundo del fútbol hay una mala tendencia a la hora de utilizar nombres de jugadores que han tenido mucho éxito en el campo y han sido mitos del barcelonismo y pensar que repetirán el éxito atendiendo otras responsabilidades. Hay que hacer una valoración racional y objetiva en cada caso para analizar de quién se trata y qué puede hacer. El caso de Xavi, como también pasaba con Guardiola, es muy único. Más allá de su conocimiento técnico y futbolístico tienen dotes de personalidad, liderazgo y visión que les posicionan de forma única para asumir no solo el cargo de entrenador sino cualquier otro, bien sea en dirección deportiva o técnica. Xavi será el entrenador del Barça con cualquier presidente pero nuestra intención es asegurar que pueda formar parte de un proyecto de medio y largo plazo para el Barça y que se convierta en un hombre de club. Un talento como el suyo es único y no podemos permitirnos que lo que nos ha pasado con Guardiola nos pase con Xavi, que se marche a otro sitio tras unos pocos años con nosotros. Xavi ya tiene el carnet de entrenador y el 15 de julio empieza su primera pretemporada, una vez hecho el primer año de rodaje en un equipo menor puede estar preprado para dar el salto mientras vemos cómo se va sintiendo, esperemos que pueda ser antes que después".

¿Qué le preocupa a Xavi del Barcelona?

"Cabe preguntárselo a él pero por charlas que hemos tenido le preocupa cómo preservar la idea así como contar con los mejores profesionales para desarrollarla".

Cerrar