Un equipo incansable: River y su poder de gol en los segundos tiempos

Comentarios()
Getty Images
A lo largo de esta Copa Libertadores, el equipo de Gallardo se caracterizó por sus victorias gracias a los tantos que metió en la segunda parte.

El desenlace de la semifinal contra Gremio era la muestra más fiel de una de las características más importantes de River en esta Copa Libertadores: ser un equipo que nunca se rinde y siempre tiene un resto, tanto físico como futbolístico, para ganar partidos a lo largo del segundo tiempo y, más precisamente, sobre el final de los mismos.

Tal es así que en el repaso de los 17 goles que metió desde que comenzó su ruta hacia la final que jugará este domingo en Madrid, más de la mitad fueron convertidos en la segunda parte del partido. Específicamente 12 fueron los que metió en los 45 minutos finales en los 13 encuentros que lleva disputados.

En fase de grupos fueron dos a Flamengo en Brasil y dos a Emelec en el Monumental; en octavos aseguró la victoria ante Racing con el tercer tanto de esa noche, en cuartos logró quebrar a Independiente y convertir tres goles más, en semifinales los mencionados ante Gremio, en la ida de la final sumó el de Izquierdoz en contra para el 2-2 ante Boca y en la revancha, jugada en Madrid, el empate del Oso Pratto.

Pero este dato se completa con una precisión: de esos 11 goles, cinco llegaron en los 15 minutos finales. Ante Fla, Mayada convirtió el 2-2 a los 87; frente a la Academia, Santos Borré lo hizo a los 81; contra el Rojo, de nuevo el colombiano señaló el 3-1 a los 82; en Porto Alegre, una vez más Borré igualó a los 82 y el Pity Martínez convirtió el penal decisivo a los 95 minutos, luego de la polémica con el VAR.

Próximo artículo:
La tabla de goleo de los mexicanos en las ligas de Europa
Próximo artículo:
Néstor Araujo anotó ante Valencia su segundo gol en la Liga española
Próximo artículo:
Racing - Rosario Central, por el Torneo de Verano 2019: hora, canal de TV y formaciones del amistoso
Próximo artículo:
River homenajeará a Maidana y a Mora
Próximo artículo:
El ciclo de Maidana en River: todos los mundos, el mundo
Cerrar