Tras un nuevo escándalo, peligra la vuelta de Centurión a Boca

Comentarios()
El atacante salió escoltado por la Policía de un boliche de Lanús tras un incidente y la dirigencia del Xeneize se plantea no comprarle el pase.

Así como desde lo futbolístico Ricardo Centurión hizo todos los méritos como para que Boca no dudara en hacer uso de la opción de compra que tenía el préstamo con Sao Paulo, su actitud fuera de la cancha durante todo el tiempo que duró su estadía en el Xeneize conspiró contra su propio deseo de seguir en el club. Pero, a pesar de todo lo sucedido (incluida una seria denuncia policial por violencia de género que muchos parecen haber olvidado), Guillermo Barros Schelotto logró convencer a la dirigencia de que valía la pena hacer la inversión. Sin embargo, horas antes de que se firmaran los papeles que harían oficial la continuidad, un nuevo escándalo protagonizado por el jugador pone la operación en duda.

Todo sucedió en la madrugada del domingo, en el boliche Capítulo 1, de Lanús. El día después de su regreso de Italia -donde dejó plantados a los dirigentes de Genoa que lo esperaban para que firmara su contrato-, el atacante salió con un grupo de amigos a disfrutar de su último fin de semana en el país antes de sumarse a la pretemporada del equipo del Mellizo en Ciudad del Este, pero terminó la noche escoltado por la Policía para evitar una golpiza.

El artículo sigue a continuación

Según relata el diario Olé, Centu llegó al local bailable cerca de las 4.30 de la madrugada y se ubicó en el sector VIP. En un momento de la noche, un grupo de personas se acercó para pedirle una foto, el futbolista se negó, reaccionó violentamente y sus amigos les habrían sacado los celulares a los otros jóvenes para romperlos contra el piso. "Afuera te matamos", le habrían advertido al jugador los agredidos. Tras el incidente, cerca de las 7 de la mañana, Centurión habría pedido retirarse del lugar camuflado y escoltado por la Policía para evitar ser agredido.

Cuando la noticia llegó a oídos de la dirigencia y el cuerpo técnico, se reflotaron todas las dudas sobre la conveniencia de gastar casi seis millones de dólares para comprar el pase de un futbolista que ya trajo innumerables dolores de cabeza. Pero Guillermo insiste en que lo quiere dentro del plantel, por lo que la decisión final estará en manos de la CD, que maneja dos alternativas: desistir de la compra o incluir una serie de cláusulas de conducta en el contrato que firmará el jugador.

Cerrar