Noticias En directo
Atlético Madrid

Todas las claves, secretos y detalles de la “Operación João Félix”

11:55 CEST 21/6/19
2019-04-12 Joao Felix Benfica
El Atlético de Madrid cierra el fichaje de la perla del Benfica, que se oficializará en los próximos días

“Nos volvió locos. No había manera de pararle”. Ese fue el comentario que corrió, de boca en boca, después de que un crío espigado destrozase al Real Madrid de Guti en las semifinales de la Youth League de 2017. Su nombre de guerra,  João Félix. Forjado en Viseu, formado en las categorías inferiores del Oporto y promesa dorada en Benfica , la carrera de este juvenil ha explotado hasta reventar la industria del fútbol, convirtiéndose en el fichaje más caro de la historia del Atleti y en la venta más cara del Benfica. De récord en récord, João Félix debutó en el filial con 16 años, fue el más joven en marcar en Da Luz con 18 años, también el más precoz en anotar un doblete con “las águilas” y el más joven de toda Europa en marcar un “hat-trick” en competición UEFA. Cuando asaltó la titularidad su equipo iba cuarto. Explotó, dio un recital de fútbol en cada partido y acabó siendo campeón de liga con Benfica. Es el “niño prodigio” de Portugal, tiene físico de niño y perfume de crack. Y Goal está en condiciones de contar toda la verdad, secretos y detalles de la operación.

El primer gran club en preguntar por João Félix fue la Juventus. Los italianos pusieron una oferta sobre la mesa del Benfica, de unos 60 millones, que fue inmediatamente rechazada. El siguiente fue el Barça, que estableció contacto con el Benfica para preguntar por su precio: la cláusula de rescisión del jugador, de 120 millones, disuadió al club catalán. El siguiente en entrar en liza fue al Real Madrid, que tenía excelentes informes del jugador y mantiene una buena relación con los dirigentes del Benfica. La oferta blanca era buena: 80 millones de euros y la posibilidad de dejar que João Félix permaneciese un año más cedido en Benfica, como publicó Carlos Carpio en Marca. ¿Por qué no se hizo? Sencillo. El presidente de Benfica empeñó su palabra con los socios del club, que cotiza en bolsa, prometiendo que no vendería a Joao Félis por menos de su cláusula, los famosos 120 “kilos”. Demasiado para el Madrid, que ya tenía avanzada la operación por Hazard. Y aunque la propuesta agradó, el interés se enfrió.

Fue entonces cuando entró, con todo, el Manchester City de Pep Guardiola. Ejecutivos “citizen”, como Ferrán Soriano y Txiki Bergiristain, trabjaron el fichaje con cautela, dirigiéndose al entorno del mediapunta y también manteniendo dos reuniones con Benfica. Querían reventar el mercado y negociar por debajo de la cláusula, como informó Sam Lee en Goal. El City era, con diferencia, el mejor colocado en la “carrera” por el fichaje. ¿Por qué no cuajó el negocio? Sencillo. Guardiola quería al jugador, pero no tenía espacio para acomodarle, al tener “overbooking” en su delantera: con Kun Agüero, Sterling, Gabriel Jesús, Sane, Mahrez y Bernando Silva, las posibilidades de que João Félix tuviera los minutos que demandaba eran muy pocas. Por ese motivo, el City planteó al Benfica, de club a club, la posibilidad de pagar su cláusula de 120 millones, dejarle cedido en el Benfica e incluso pagar el salario del jugador de su propio bolsillo, llegando a ofrecerle un sueldo de 6 millones netos al año, unos 30 limpios de polvo y paja por cinco años. Un ofertón, pero insuficiente para un jugador ansioso por dar el gran salto. También el PSG se prestó a entrar en la puja, pero llegó muy tarde.

El Atlético de Madrid, consciente del escenario, se puso manos a la obra. Miguel Ángel Gil Marín se puso al frente de la operación. Consciente de la competencia por el fichaje, se movió con celeridad. Primero, charló con el presidente del Benfica en durante la final de Champions en el Metropolitano. Después, obtuvo una autorización para conocer al jugador y mantener una reunión. Más tarde, recurrió a la intermediación de Jorge Mendes, pese a que el agente del jugador es Pedro Cordeiro, para que la operación avanzase. Con Mendes de lado rojiblanco, el Atleti intensificó reuniones con el jugador y con su familia, hasta lograr que el futbolista viajase a Madrid para conocer, de primera mano, el club. De ahí su viaje relámpago con Mendes y sus 48 horas en Madrid, con la famosa cena captada por las cámaras de “Mega”. João Félix estuvo en la capital de España con el visto bueno del Benfica, visitó las despendencias del Metrpolitano y dejó los detalles de la negociación en manos de Mendes. Mientras esa visita se producía, Benfica insistía en que no quería incluir jugadores en la operación – se puso sobre la mesa a Correa o Kalinic, pero ambos tienen un salario demasiado alto para la entidad lusa-, y que sólo querían los 120 millones de la cláusula. Además, avisaron al Atleti de que el interés de otros clubes seguía creciendo. Como ambas partes no se ponían de acuerdo en la manera de pago y faltaban por pulir algunos detalles en una operación de una envergadura bestial – se trata del fichaje más caro de la historia del club colchonero-, se vivieron ciertos instantes de duda. Incluso el Real Madrid volvió a la carga. Fue entonces cuando el Atlético de Madrid, advertido, se apresuró para cerrar al chico.

Gil Marín siguió empujando en la negociación y para convencer del todo a la perla portuguesa, tiró del poder de persuasión de Diego Pablo Simeone. Según pudo saber Goal, el Cholo llamó por teléfono al jugador y le explicó, con todo lujo de detalles, qué esperaba de él, qué podía mejorar como jugador y qué proyecto deportivo tendrá el Atleti el próximo curso. Simeone convenció a João Félix de dar el “sí quiero” definitivo y tanto Gil Marín como Mendes informaron al Benfica de los deseos del futbolista. Elegía al Atleti y no quería saber nada de otras ofertas. João Félix, según pudo saber Goal, percibirá un salario de 3.5 millones de euros netos por temporada, lejos de los 6 netos que le ofrecía el City. Nada más conocer la decisión del jugador, según pudo contrastar Goal, el escenario de la negocación entró en su recta final. Benfica dejó de apretar, Gil Marín marcó los tiempos y el Atlético encontró una fórmula económica cerrar el fichaje. João Félix será anunciado como el fichaje más caro de la historia colchonera, de manera oficial, en los próximos días. 

Rubén Uría