Solari le cambia la cara al Real Madrid

Comentarios()
GETTY IMAGES
Sexta victoria en siete partidos con el argentino. Segundo triunfo serio, y Courtois vuelve a dejar la meta a cero. Isco jugó desde el banquillo

OPINIÓN

El Real Madrid vuelve a ser el Real Madrid. Es irónico que haya tenido que quedar demostrado en un ‘simple’ partido de Liga en el Santiago Bernabéu el primer día de diciembre. Pero viniendo de donde venía, este Madrid no está como para desperdiciar una racha de seis victorias en los siete últimos partidos disputados. Y mucho menos, si se consigue de la manera en que se hizo este sábado ante el Valencia. El tropezón en Eibar está sanado ya. La desazón por el despido de Lopetegui, también está olvidado.

Solari ha recuperado definitivamente al equipo para la causa. Ha recuperado los resultados, fuera de la manera que fuera. También cierta flor que se echaba de menos –ante el Valencia el primer gol llega en propia puerta como ante el Valladolid-. Y eso sí, con Solari se ha recuperado un Madrid con el colmillo retorcido y las piernas calientes. Sobre todo eso, como se comprobó ante el Valencia. Cuando este equipo iguala el sacrificio y el desarrollo físico del rival, el superior talento se impone por sí solo. Y así sucedió en una primera parte de lo mejor que se le ha visto al Real Madrid en la presente temporada. Con jugadores sin parar de correr como Carvajal, Llorente, Reguilón, Ceballos, Lucas y, sobre todo, Benzema. Sí, Benzema. Y claro, cuando más de medio equipo está por encima de su propio nivel y del nivel del rival, la balanza tiene que caer por su propio peso. 

El artículo sigue a continuación

Así las cosas, con una presión alta y la efectividad en el pase que se le presupone a jugadores de esta talla, el Valencia fue una marioneta en manos del Real Madrid. Que fue ahogando poco a poco a los visitantes, ayudado también del tempranero gol de Wass en su portería tras buena jugada de Carvajal. Bale tuvo también una ocasión franca que salvó Neto milagrosamente. El marcador decía 1-0 al descanso, pero el fútbol hablaba de una goleada blanca sin paliativos.

La segunda parte se ensució un poco para los blancos, eso sí, pues nunca fueron tan eficientes en la presión en el campo rival. De ahí que el Valencia se pudiese estirar y gozase incluso de un tiro de Santi Mina que se estrelló en el larguero y un par de acercamientos que salvó Courtois aunque eran en fuera de juego. La sensación, sin embargo, nunca fue de que se le pudiese escapar el partido a los blancos. Al contrario de la candidez mostrada durante casi toda la presente temporada, el Real Madrid siguió exhibiendo una manifiesta solidez incluso sin el balón en su poder. Son apenas siete partidos con Solari, pero la impresión ya no es que el Madrid pueda perder contra cualquier rival, sino que ahora no tiene ya nada que ‘temer’. El Real Madrid vuelve a ser el Real Madrid.

El gol de Lucas Vázquez al final del partido sólo vino a poner justicia en el marcador. Marcó el gallego, pero bien lo pudo haber hecho antes Asensio sin ir más lejos, además de otros dos contraataques que se quedaron en el limbo. Jugó hasta Isco desde el banquillo, que fue además ovacionado desde la grada. Las aguas vuelven a su cauce. Solari le ha cambiado definitivamente la cara a este Madrid.

Cerrar