Noticias En directo
Opinión

Si Robert Moreno ha convencido a todos en la Federación, ¿por qué cambiar?

18:30 CEST 19/6/19
Robert Moreno España
Con la renuncia de Luis Enrique al cargo de seleccionador por “fuerza mayor”, Luis Rubiales y José Molina optaron acertadamente por su asistente.

OPINIÓN

Luis Enrique ha dejado su cargo de seleccionador. Ha tenido que hacerlo. Una auténtica lástima para el asturiano, que por razones de desgraciada “fuerza mayor”no podrá desarrollar el cargo al 100% de sus capacidades. Qué digo lástima, una auténtica putada. No puede ser seleccionador, y quién sabe si podrá hacer siquiera algo para solucionar su ‘problema’. Ojalá que sí.

Mientras tanto, la Selección queda en manos de Robert Moreno, el que había sido su asistente durante los últimos nueve años entre Roma, Celta o Barcelona. Su experiencia en los banquillos es amplísima. Pero como primer entrenador es nula. Aun así, desde la Federación aseguran no haber tenido dudas a la hora de apostar por Robert y por todo el cuerpo técnico que tenía el mismo Luis Enrique. Y si en algún momento las tuvieron desde que estalló el ‘problema’, esta última concentración las ha disuelto todas.

Y es que esta concentración ha sido la confirmación del buen trabajo que venía realizando todo el cuerpo técnico aun con Luis Enrique de cuerpo presente. No sólo por las dos victorias ante Malta, Islas Feroe y Suecia, sino sobre todo por su gestión de un grupo que ha sabido mantener unido y motivado, su sensibilidad para con la dificultad que implicaba la crisis de Luis Enrique, su puesta en escena pública… En definitiva, Robert Moreno ha demostrado sobradamente estar preparado para el cargo. Entonces, ¿por qué cambiarle?

Después de tener tres seleccionadores en un año, ¿acaso era mejor traer otro técnico diferente para volver a cambiar métodos, personas, sesiones de trabajo y filosofía? ¿Acaso había algún entrenador en el mercado que hubiera sido mejor opción que la de Robert Moreno y que lo fuera de manera unánime? No y no, respectivamente. Ninguna otra opción para el banquillo hubiera asegurado la copa de campeón de Europa el próximo verano y, además, ningún otro hubiera contado ya con el aval que sí tiene Robert Moreno y todo su equipo: su trabajo es intachable, han conseguido resultados, tienen la complicidad del equipo y la aprobación de la Federación. ¿Qué más se puede pedir?