Noticias En directo
FC Barcelona

Si el Barcelona quiere echar a Luis Suárez, tendrá que 'pasar por caja'

11:13 CEST 25/8/20
Limpia en el Barça
El uruguayo no quiere ser un problema para el club: tiene contrato en vigor, un año más otro opcional y si le quieren fuera, tendrán que indemnizarle

Ronald Koeman le ha dicho a Luis Suárez que no cuenta con él. Eso ha provocado la reacción de toda la prensa deportiva mundial, que ha llevado el asunto en portada. La del diario "Marca" es especialmente impactante, reflejando que hay "Limpia en el Barça", reflejando una imagen donde se puede ver al delantero uruguayo enfilando la puerta de salida, acompañado de Arturo Vidal, el mediocampista chileno, que sería otro de los afectados, porque Koeman tampoco contaría con él. 

Toda vez que el entrenador le ha comunicado a Luis Suárez que no cuenta para el nuevo proyecto azulgrana, ahora toca saber cómo lo solucionarán ambas partes. El uruguayo tiene un año más de contrato, con opción a otro prorrogable, siempre que juegue el 60% de los partidos. Es decir, que el futbolista tiene contrato en vigor y si el club no cuenta con él, tiene la sartén por el mango. Según ha podido saber Goal, Luis Suárez ya tiene ofertas de varios equipos que están en cola de espera por si el charrúa acaba marchándose del Barcelona.

Si el Barça quiere echar a Luis Suárez, tendrá que 'pasar por caja'

Ahora será el club, concretamente la directiva, la que tendrá que mover ficha. Si no cuentan con Suárez, tendrán que negociar, llegar a un acuerdo y satisfacer al jugador, que aún tiene contrato en vigor. Suárez tiene una de las fichas más altas del escalón salarial del club. La directiva le renovó ofreciéndole un salario de 14 millones anuales y ahora, si el club quiere que se marche, tendrá que compensarle si quiere rescindir unilateralmente el contrato. 

Suárez no quiere ser un problema para el club

Es decir, que si la directiva culé quiere que Luis Suárez se marche, tendrá que pagar. Según ha podido saber Goal de fuentes solventes, el uruguayo no quiere ser un problema para un club que le ha dado todo. Precisamente por eso, confía en que, si el Barça no le quiere, le pague el año de contrarto que le queda y le conceda la carta de libertad, para elegir su nuevo destino.