Selección argentina: ¿qué le falta y qué le sobra a la lista de 23 de Sampaoli?

Comentarios()
JUAN MABROMATA/AFP/Getty Images
Escasez de variantes en el centro de la defensa y de la mitad de la cancha. Abundancia de jugadores por las bandas. ¿Es un plantel desequilibrado?

Apenas Jorge Sampaoli anunció los 23 nombres elegidos para representar a la Selección argentina en el Mundial de Rusia 2018, no tardaron en surgir las críticas acerca de la conformación de la misma.

Al margen del reclamo popular por la ausencia o presencia de cualquier nombre propio, el cuestionamiento hacia el entrenador argentino surgió también por la carencia de futbolistas con determinadas características y la abundancia de otros en algunos puestos en particular.

¿QUÉ LE FALTA?

Si bien el propio DT explicó que para armar la lista definitiva apostó, en su mayoría, a jugadores polifuncionales que pueden ser utilizados en más de una posición, lo cierto es que entre los 23 que estarán en Rusia no aparecen zagueros ni mediocampistas defensivos naturales como alternativas a los posibles titulares.

En el fondo, Nicolás Otamendi y Federico Fazio son los únicos dos defensores centrales ‘puros’ del plantel y los que, salvo imponderables, estarán desde el arranque. En caso de que alguno de ellos dos no pudiera decir presente por lesión o sanción, habrá que improvisar con jugadores que no se vienen desempeñando en esa posición o que llegan faltos de ritmo.

Federico Fazio Argentina

¿Las opciones? Javier Mascherano, que además de figurar en la lista argentina como volante, desde que llegó a China jugó todos los partidos en el medio; Gabriel Mercado, número puesto para ser titular en el costado derecho; y Nicolás Tagliafico, quien jugó 14 de sus 15 partidos en el Ajax como lateral izquierdo.  Por decantación, entonces, el primer zaguero suplente será Marcos Rojo, que disputó menos de 180 minutos en los últimos tres meses en Manchester United tras una extensa recuperación. Ante este panorama, entre los 35 asomaba con fuerza Germán Pezzella, pero finalmente no pasó el corte de 23.

En el centro de la cancha, la gran incógnita es Lucas Biglia, quien pese a que todavía no está al cien por ciento desde lo físico tras la fractura lumbar y el posterior golpe del Papu Gómez en la misma zona, fue incluido entre los convocados. Ante una hipotética ausencia del futbolista del Milan, Sampaoli sólo podría recurrir a Mascherano, ya que no cuenta con ningún otro 5 de marca.

Se suponía que por ese motivo podían surgir como alternativas Guido Pizarro o Rodrigo Battaglia, que integraron la lista preliminar, u otros volantes centrales naturales que finalmente no llegaron a entrar en la consideración del entrenador, como Matías Kranevitter e Iván Marcone.

¿QUÉ LE SOBRA?

Maximiliano Meza Argentina

Así como hay escasez de ‘especialistas’ para cubrir ciertos puestos en el centro de la defensa y del mediocampo, en la lista que anunció Sampaoli parecen sobrar las variantes en lo que respecta a laterales y extremos para el 2-3-3-2 que dijo el técnico argentino que adoptará como su ‘sistema madre’ .

El artículo sigue a continuación

Detrás de los más que probables titulares Mercado y Tagliafico, esperan Rojo, Eduardo Salvio y Marcos Acuña, además de Cristian Ansaldi , comodín defensivo y gran sorpresa de la lista que puede jugar tanto de 4 como de 3, lugar en el que suele desempañarse en el Torino.

De mitad de cancha para adelante, se multiplican las opciones para ocupar las bandas: aparte de los ya mencionados Salvio y Acuña, aparece una fija como titular por la izquierda como Ángel Di María y varios jugadores con características similares –aunque no idénticas- como Cristian Pavón, Maximiliano Meza y Giovani Lo Celso; también estaba Manuel Lanzini, pero se quedó afuera tras romperse los ligamentos a ocho días del debut de la Selección.

Críticas y cuestionamientos al margen, la hora de la verdad para Sampaoli y sus dirigidos llegará el 16 de junio, cuando debute frente a Islandia en el Otkrytie Arena de Moscú: allí comenzará a develarse si la lista quedó desequilibrida  o si fue un acierto la versatilidad por la que se inclinó el entrenador.

Cerrar