Noticias En directo
River Plate

Se terminó el calvario: Ponzio, absuelto en la causa por arreglo de partidos en España

13:53 CET 9/12/19
Leonardo Ponzio River
Todos los futbolistas implicados en el supuesto amaño del duelo entre Levante y Zaragoza de 2011 fueron declarados inocentes. Sólo hubo dos condenas.

Leonardo Ponzio no tuvo un semestre sencillo. Aquejado por constantes lesiones que le impidieron encontrar su mejor forma física, apenas pudo disputar cinco partidos durante la segunda mitad del año y llegó a pasar más de dos meses sin pisar una cancha por problemas musculares. Encima, en el medio de todo, el santafesino debía tener parte de su atención depositada en España, donde estaba imputado en el juicio por el supuesto arreglo de un partido en 2011. Pero este 9 de diciembre -casualidades del destino- el calvario se terminó: el capitán de River fue absuelto de todos los cargos, al igual que el resto de los 36 jugadores implicados.

Esta historia, que llevaba cinco años en los Tribunales a la espera del juzgamiento, comenzó a principios de septiembre. Tras el 0-0 del Millonario frente Boca de la Superliga del domingo 1°, el mediocampista tuvo que volar rumbo a Valencia para estar presente en la primera audiencia del juicio que investigaba lo ocurrido en un encuentro disputado el 21 de mayo de 2011, en el que Zaragoza (donde jugaba el volante) derrotó 2-1 como visitante a Levante por la última fecha de LaLiga y aseguró su permanencia en Primera División. La causa se inició a partir de una denuncia del Deportivo La Coruña, que descendió por el resultado de aquel partido, y durante las investigaciones preliminares se descubrieron movimientos de dinero sospechosos en los días previos al cruce.

El León, que fue titular en aquel partido, se encontraba imputado junto a todos los demás futbolistas que participaron del encuentro, a quien era el DT de Zaragoza, Javier Aguirre, y a cuatro directivos del club, por lo que debió declarar en la audiencia del jueves 5.  Luego, gracias a una autorización especial del juez para quienes no residen en España, Ponzio quedó exento de seguir asistiendo a las audiencias subsiguientes y pudo regresar a Argentina para reincorporarse a las prácticas de River. Sin embargo, el jugador del Millonario tuvo que regresar a Valencia una vez más a mediados de octubre para la lectura de conclusiones del juicio, por lo que se perdió el partido frente a Arsenal del viernes 18 de ese mes.

Dos meses después, finalmente el Tribunal llegó a un veredicto y decidió absolver a 40 de los 42 imputados: los únicos condenados fueron el entonces presidente de Zaragoza, Agapito Iglesias, y a otro ex directivo del club, Javier Porquera, quienes fueron hallados culpables por "falsedad documental" y deberán purgar 15 meses de prisión. Entre quienes quedaron libres de culpa y cargo, además de Ponzio, se encuentran otros dos argentinos: Leonardo Franco y Nicolás Bertolo.

¿Por qué estaba imputado el capitán de River? En su declaración indagatoria, el santafesino contó cuál fue su participación en las transacciones monetarias que se realizaron a varias cuentas de futbolistas del plantel de Zaragoza en los días previos al partido con Levante: "Recibo una llamada del presidente (NdeR: Agapito Iglesias). Me dice que me iba a ingresar un dinero, que tenía que hacer un favor, que lo retire para devolvérselo. No se lo devolví a él sino a una persona de su confianza en La Romareda. Me dijo que era para hacer frente a entradas y autobuses para el desplazamiento. La persona a la que le entregué la plata no era un directivo, no sé quién era pero lo veía con él, pertenecía al club. Fue una equivocación mía no haber pedido un justificativo para la realización de esos movimientos".

Según constaba en el expediente -y como confirmó él mismo durante su exposición-, Ponzio recibió un depósito de 85 mil euros en su cuenta, en dos pagos realizados el 18 y 19 de mayo de 2011, 48 horas antes del decisivo encuentro. Hubo, además, ingresos de dinero en las cuentas de otros ocho jugadores del plantel por un monto total de 965 mil euros. Por las acusaciones, la Fiscalía había pedido una pena de dos años de prisión por corrupción deportiva y seis años de inhabilitación para realizar cualquier actividad relacionada con el fútbol para los 42 imputados.