Noticias En directo
UEFA Champions League

Sarabia, el as en la manga de Pochettino para rematar al campeón

17:43 CEST 12/4/21
Pablo Sarabia PSG
El madrileño regresó de la lesión con un golazo en la Ligue 1. Presenta el cuarto mejor promedio de la plantilla y mira al Bayern en la Champions.

París no quiere que el sueño de la Champions, que la temporada pasada murió cruelmente en la final ante el Bayern, caduque en esta contra el mismo rival pero en cuartos. La ida en Alemania dejó una ventaja importante, pero también dudas porque el resultado, 2-3, estuvo por encima de los méritos. Pochettino no se fía y para la vuelta (mañana, 21:00 horas, Movistar Liga de Campeones) cuenta con un recurso extra, Pablo Sarabia (28 años).

El español no participó en el Allianz, bajo una nevada que provocó un desgaste tremendo, porque había recibido el alta médica de su lesión en el recto anterior sólo cuatro días antes. Pero el sábado reapareció en la Ligue 1 y lo hizo a lo grande, con un control exquisito y una buena definición que subió el 0-2 al marcador contra el Racing de Estrasburgo. Recuperadas las sensaciones, el ex de Sevilla, Getafe o Real Madrid está disponible para la nueva cita europea en el Parque de los Príncipes.

Sarabia, con mejor promedio que Di María, Icardi o Draxler

En el club parisino valoran de Sarabia su actitud, siempre hombre de equipo, y su entendimiento del juego, que le permite actuar en varias posiciones con un notable rendimiento. En esta 2020-21, pese a sufrir tres problemas físicos, se mantiene en sus promedios habituales: los del cuarto mejor futbolista de la plantilla en cuanto a participación en goles.

Sarabia, siete dianas y cuatro asistencias, marca o da un pase de gol de media cada 125 minutos. Sólo le superan Kean (cada 120,62 minutos), Neymar (85,05) y Mbappé (70,87), mientras que por detrás le miran Di María, Icardi o Draxler. Las estadísticas del internacional, que ya terminó su primer curso en Francia, el 2019-20, como cuarto pichichi y asistente, dan cuajo a su candidatura para una noche en la que el PSG buscará que su ilusión no se convierta en resignación.