Noticias En directo
Argentina

¿Quién es el centrodelantero perfecto para acompañar a Messi?

18:54 CEST 30/8/17
Entrenamiento Seleccion argentina 29082017
A lo largo de su carrera, el Diez siempre se mostró más cómodo con jugadores con movilidad, que no necesiten ser la única referencia de ataque.

Jorge Sampaoli armó la lista de convocados para su primera doble fecha de Eliminatorias al frente de la Selección argentina con un marcado criterio de actualidad: la enorme mayoría de los que están, se ganaron su lugar por el muy buen presente que atraviesan en sus clubes. En el único puesto donde el entrenador no siguió a rajatabla esa premisa fue en el de centrodelantero: con media decena de futbolistas en un nivel superlativo, el santafesino puso sobre la balanza otras cuestiones. Y una de las más importantes fue el factor Lionel Messi.

Gonzalo Higuaín finalizó la temporada pasada de la Serie A con 24 goles y lleva un tanto en dos partidos en la actual campaña. Sergio Agüero convirtió 20 tantos en la Premier League 2016/17 y en la actual tiene uno en tres encuentros. Darío Benedetto tiene 27 gritos en 32 partidos desde su llegada al fútbol argentino. Con números tan parecidos, el DT tuvo que adoptar un criterio muy lejano al estadístico para elegir el nueve: "Los que tengo son tan buenos, tan absolutos, que creo que lo más importante será cómo se complementan con los demás jugadores", adelantó a fines de julio, un mes antes de entregar la nómina para enfrentar a Uruguay y Venezuela. Finalmente, el que ganó la pulseada fue el capitán de Inter, que tendrá su primera chance como titular en el combinado nacional.

"Hoy necesitamos un delantero que, más allá de que sea goleador y que pueda jugar de espaldas, también sea profundo, por características de los asistidores que tenemos detrás del punta", explicó el técnico cuando, con malicia, intentaron tirarle por la cabeza la cantidad de goles que marcaron Higuaín y Agüero en la Selección y la prácticamente nula experiencia de Icardi con la camiseta albiceleste. Una conclusión que coincide perfectamente con lo que se ve dentro de la cancha: Messi siempre se mostró mucho más cómodo con un centroatacante con movilidad que con uno que necesite ser la referencia de ataque.

A lo largo de su carrera, el Diez compartió ataque con muchos de los mejores nueves del mundo y siempre se complementó mejor con aquellos que no tienen problema en correrse a las puntas para permitir que Leo, cuando lo desee, se ubique como punta de la lanza, en esa posición de falso nueve que tan bien le exprimió Pep Guardiola en su momento. Por eso, entre otras cuestiones que también tienen explicaciones extrafutbolísticas, el rosarino nunca logró entenderse con Zlatan Ibrahimovic y se asocia tan bien con Luis Suárez, con el que ya juega casi de memoria.

Higuaín, con quien Messi ya lleva ocho años de compañero en la Selección, se convirtió con el paso de los años en un jugador cada vez más estático y menos socio del Diez: más allá de los tantos que haya podido convertir por su capacidad goleadora -que nadie puede poner en discusión-, en sus últimas actuaciones con el combinado nacional el Pipita se mostró aislado del resto del equipo a la hora de la generación de juego y prácticamente no se combinó con el rosarino (frente a Chile, por ejemplo, el zurdo le dio sólo tres pases y él no le entregó ninguno). Por ese motivo, entre algunos otros, no es extraño que el goleador de Juventus se haya quedado afuera de la convocatoria.

Agüero, por su parte, tiene unas características que podrían adaptarse mucho mejor a lo que necesita Leo, pero nunca logró llevar dentro de la cancha la sociedad que tiene con su amigo fuera del campo de juego. La chance, entonces, le llegará a Icardi, que en Inter juega como único delantero neto en un esquema 4-2-3-1, pero sale mucho del área para permitir la llegada de los hombres que llegan desde atrás: no casualmente, el capitán fue el segundo máximo asistidor del Neroazzurro en la temporada pasada, con ocho pases gol.

La primera prueba para los dos rosarinos será en el Centenario, donde deberán demostrar si lo suyo puede convertirse en una sociedad. Aunque también habrá que ver cómo se acopla a ese ataque Paulo Dybala, un hombre que en Juventus está acostumbrado a gozar de las mismas libertades que tiene Messi en Barcelona y Argentina y ahora deberá ceder protagonismo. Pero esa es otra historia.