Que la cabeza no traicione a los pies

Comentarios()
FRANCK FIFE/Getty
Alexis Sánchez, por su novela con Manchester City, y Arturo Vidal, porque fue vinculado a un nuevo escándalo, viven días agitados.

Fútbol moderno, fútbol mental. Sigmund Freud, el denominado padre del psicoanálisis, tendría demasiado trabajo para entender al futbolista estrella del siglo XXI. La revolución de Internet expone al jugador y lo lleva a límites insospechables hace apenas dos décadas. Por ejemplo: ¿cuánto esfuerzo tendrán que hacer Alexis Sánchez y Arturo Vidal, las dos estrellas del seleccionado chileno, para no pensar en su presente agitado, y sólo concentrarse en jugar y obtener un alto rendimiento en esta doble fecha de Eliminatorias?

La cabeza suele traicionar a los pies. ¿Ellos, los profesionales del balón, están acostumbrados? Puede ser, pero la traición, por definición, es algo que llega y no se espera. El delantero, desde hace semanas, soporta una mochila enorme de informaciones que lo hacen viajar de Londres a Manchester o de Londres a París, sin descanso hasta el último día del mercado de pases. Al volante, en cambio, se lo vinculó a un nuevo escándalo en su llegada a Chile, y esa “vinculación” creció como epidemia por la masificación virtual. Todos estos detalles, si el equipo de Juan Antonio Pizzi desea una victoria ante Paraguay y Bolivia, deberán ser procesados rápidamente para concentrarse, al menos por 180 minutos, en lo estrictamente futbolístico. Está claro, entonces: la tarea del 7 y del 8 de La Roja será esta vez doble o triple. 

Cerrar