Noticias En directo
Opinión

Qué difícil es ganar una Champions. Qué locura es ganar tres seguidas

11:49 CEST 8/5/19
Zidane, Real Madrid coach, in press conference
La debacle del Barcelona en Liverpool, unido a los fiascos europeos de PSG o Manchester City, engrandecen la reciente proeza del Real Madrid

OPINIÓN

Qué difícil es ganar una Champions League. El Barcelona volvió a sufrirlo en sus carnes este martes. No lo podía tener más sencillo: con La Liga en el bolsillo, sus jugadores disponibles y descansados, Messi en racha, un 3-0 a favor, medio Liverpool lesionado, y un camino de rosas ante el Olympique de Lyon y el Manchester United. Y aun así, perdió. 4-0, nada menos. La caída no pudo ser más estrepitosa. Sonrojante, incluso

Pero es que la Champions League no permite despistes. No te enfrentas a rateros de tres al cuarto, sino al mismísimo Thanos en cada batalla. Necesitas de los poderes de todos tus superhéroes constantemente, y aun así, un descuido y te hacen desaparecer en lo que se tarda en chascar los dedos. Es un ‘Endgame’ continuo en cada uno de los trece partidos que te concede la competición. Y hoy es el Barcelona el que lo ha sufrido, pero es que antes fueron superpotencias como el Manchester City, el PSG, la Juventus, el Bayern Múnich o el Atlético. Y durante varios de los últimos años, además. Ni los mayores proyectos, ni los mejores entrenadores, ni los jugadores mejor considerados te garantizan esa copa tan linda y deseada cuando estás en batalla contra los mejores equipos del mundo.

Por eso es tan complicado ganar una Champions League. Y ya una auténtica locura haber ganado tres de manera consecutiva. O cuatro en los últimos cinco años, como ha hecho el Real Madrid. Un auténtico dominio hegemónico y no suficientemente reconocido en muchos círculos. Como si llovieran las ‘Orejonas’ en cada estadio. Como si todos los equipos del mundo pudieran ‘salvar una temporada’ coronándose campeón de campeones. Cuando está sobradamente demostrado que no es así. Nunca lo fue. Aun eliminado desde hace meses, el equipo blanco es hoy todavía más campeón que ayer. Su legado a la historia del fútbol tiene todavía mayor calado. Es el infalible rey de reyes.