Noticias En directo
Trofeo Joan Gamper

¿Por qué no juega Leo Messi el torneo Joan Gamper con el Barcelona?

16:50 CEST 4/8/19
Lionel Messi - Barcelona

El trofeo Joan Gamper es la presentación del Barcelona ante su afición. En un tiempo en el que las pretemporadas llevan a los equipos por todo el mundo, un partido como este devuelve al Barça a su realidad cotidiana, a su estadio, su público y su ciudad. El equipo vuelve a sus esencias antes de retornar al fútbol moderno, con un nuevo viaje al extranjero, en este caso a Estados Unidos para jugar no uno sino dos partidos contra el mismo rival, el Napoli. La presentación valdrá para ver a las caras nuevas y a muchos viejos conocidos, pero no para abrazar a la máxima estrella: Leo Messi. 

Porque Messi no estará en esta batalla, ha llegado esta misma semana a Barcelona y no se encuentra a punto para enfrentarse al Arsenal, que es el rival en este encuentro. Messi ha llegado más tarde de lo habitual porque retrasó sus vacaciones por la Copa América. Su Argentina llegó hasta las semifinales de la competición mientras los europeos -los que no estaban en el sub-21, al menos- descansaban. 

Este mismo domingo Messi se ha vuelto a encontrar con sus compañeros, ya que no ha estado siquiera en ningún entrenamiento, motivo suficiente para que no salga al campo, pues incluso el mejor jugador del mundo necesita unos días para adecuarse al ritmo que exige el fútbol moderno. Messi es un clásico del Gamper, lo suele disputar y de sus botas han salido los títulos de los últimos años. Curiosamente, la última vez que Messi no disputó el torneo es también la última que el Barcelona lo perdió. En 2012 no formó parte del equipo y la Sampdoria aprovechó la coyuntura y se impuso por 0-1 en el torneo del fundador del Barcelona. 

Messi, además, se ha visto esta semana sancionado por lo ocurrido en esa Copa América que disputó. Fue expulsado contra Chile y será sancionado por la CONMEBOL por unas declaraciones en las que ponía en duda la integridad de los dirigentes de la competición y la justicia arbitral en el torneo que fue finalmente ganado por Brasil