¿Por qué Nicolás Castillo no triunfó en Europa?

Comentarios()
Getty
El flamante refuerzo del América entregó las razones del por qué no logró consolidar su carrera en el Viejo Continente.

Luego de un irregular paso en el Benfica, Nicolás Castillo vuelve a un mercado donde es fértil en materia de goles: México.

Y es que el formado en Universidad Católica no logró la consolidación definitiva en el Viejo Continente y optó por el América, rival de Pumas, donde desplegó su mejor versión: marcó 25 goles en 39 partidos por la Liga MX y uno más por la Copa MX.

Tras un frustrante paso por el fútbol portugués, el chileno asumió toda la responsabilidad, indicando que “soy muy autocrítico y no estuve a la altura en Europa. En la pretemporada hice goles y estuve jugando pero el primer partido oficial falté por una suspensión, jugó un delantero y empezó a marcar, obviamente fue una responsabilidad mía”, dijo en diálogo con Televisa.

Además relató el difícil proceso de adaptación en su ahora ex escuadra. “Fueron seis meses muy duros para mi, no estaba jugando, estaba solo allá, la verdad es que la pasé muy mal. No sentía lo que sentía acá en México, la pasión de esperar una semana completa para jugar un partido y prepararme bien. Necesitaba un cambio”.

Respecto a la "traición" que le adjudican al sumarse a la disciplina de las Águilas, después de defender los colores de los felinos, el ariete indicó que “yo se la rivalidad entre ambos, lo pensé mucho pero tenía que tomar una decisión. En Pumas la gente me quería mucho y yo también los quiero mucho y los respeto por eso no celebraría un gol contra Pumas”, aclaró.

El paso de Castillo por equipos europeos tuvo un balance negativo. En el Brujas de Bélgica, la primera camiseta que vivió en el exterior después de destacarse en sus inicios con la UC, marcó 13 goles en 39 partidos, una producción aceptable. Pero en su estadía en el Mainz 05, de la Bundesliga alemana, jugó apenas 27′ en el empate 1-1 ante el Hannover

El artículo sigue a continuación

Por la Serie A, en el Frosinone, jugó apenas 306 minutos en seis partidos. Su escaso aporte -no logró marcar- lo llevaron a decidir el retorno a San Carlos de Apoquindo donde logró reencantarse y transformarse en pieza clave para el bicampeonato del conjunto entonces dirigido por Mario Salas. Con 11 conquistas en su primera campaña y 13 en la segunda logró insertarse entre los goleadores históricos de los Cruzados e incluso remató como máximo artillero del torneo nacional.

En ese sentido, optó por marcharse al fútbol mexicano donde se fue como ídolo. Sin embargo, con la escuadra de Lisboa fue titular en apenas una vez en cuatro partidos en Liga, mientras que por la copa local, sumó tres presencias, todas desde el banco de suplentes.

"Vengo a romperme la madre por el equipo. Miguel (Herrera) me ha hablado mucho y me ha dado a entender lo que es América", avisó sobre su nueva experiencia donde intentará la tan ansiada consolidación que no pudo en Europa y, de paso, ganarse un lugar en la Selección que en Brasil intentará revalidar la corona que obtuvo en 2015 y 2016 con Castillo como protagonista. "Jugar en América me da el ritmo para estar en la Selección y en la Copa América".

Cerrar