Noticias Partidos
Japón vs España

Por qué España es el mejor equipo del Mundial Qatar 2022

10:25 CET 30/11/22
20221129 Spain celebration
El conjunto de Luis Enrique tiene más identidad y ganas de ganar que cualquier otro. Además: funcionamiento, individualidades y el mejor entrenador.

Para alegría de los que aman al fútbol y al Mundial, Qatar 2022 tiene respaldo de los grandes. Salvo Argentina, que tambalea y tendrá que probarse para avanzar a octavos de final, los otros 'candidatos', especialmente Francia y Brasil, han demostrado su jerarquía y mantienen a fuego la esperanza de quedarse con la Copa.

Pero hay un equipo al que le alcanzaron dos partidos para demostrar que es el más profundo, el más complejo, uno de los de mayor potencial. España. Ni siquiera sacó los seis puntos, pero el conjunto de Luis Enrique demostró en la goleada ante Costa Rica y el empate contra Alemania que no hay ningún equipo igual en el torneo.

Aquí, las razones:

Funcionamiento: Muller se paraba a la altura del poste de un lado y Gnabry hacía lo propio para evitar la salida de los centrales. Musiala le respiraba la nuca a Busquets y por fuera los laterales estaban semi cubiertos por un marcaje intermedio de los mediocampistas alemanes. Pero Unai Simón tiene una orden clara que respetará y cumplirá hasta el final. Siempre salir por bajo. Cualquier otro portero hubiera mandado a sus jugadores hacia adelante para lanzar. España no. España se la dio a Busquets que, con la marca atrás, recibió exigido pero pudo pivotear por fuera para Carvajal. En el estadio, Luis Enrique festejó esa secuencia casi como un gol.

Gavi o Pedri juegan de internos y están encargados de la explosión en la elaboración. Pedri debe ganar espalda y recibir en zonas que duelan pero tiende a ser más "eje", mientras que Gavi tiene mucho más despliegue. Un movimiento que se repite: cuando la jugada viene por fuera y Gavi no encuentra pase, tira una diagonal al cuadrante para liberar esa zona. Ese espacio lo suele ocupar Marco Asensio, ahora jugando de centrodelantero, que, por perfil, controla hacia adentro y adelante como para meterse abajo de la portería.

Los extremos mantienen siempre amplitud y distancia, aunque muchas veces cambian posiciones entre sí.

El orden y la tranquilidad para mover el balón es de excelencia, pero la presión también funciona a la medida. Todos corren, luchan y se desesperan por recuperar la pelota lo antes posible. Hasta ahora, ni Costa Rica ni Alemania pudieron sorprenderlo.

Jugadores: En Barcelona ya demostraron de sobra su jerarquía, pero quedaba ver qué tipo de reacción tendrían ante una cita mundialista. A Pedri y Gavi no les pesó nada de nada. Juegan como en el patio de su casa. Tienen probablemente el mayor repertorio de internos en el torneo: controles, perfiles, buena ubicación, agresividad física...en la defensa, la apuesta por Rodri salió bien y ahora el eje del equipo, entre el mediocampista del Manchester City, probablemente el mejor volante central de la Premier League, y Busquets, casi siempre de otra galaxia cuando juega para su Selección, es de dominio completo.

Matar o morir: A alguien no le gustará que España arriesgue absolutamente todos los balones y es muy probable que en algún momento haya una equivocación en salida que termine en gol rival, como ya ocurrió en la Euro 21. Pero el equipo de Luis Enrique tiene unos valores impregnados que son demasiado fuertes. En este Mundial (el propio entrenador lo dijo en sus streams), casi todos los equipos varían su forma en base al resultado. A muchos les tienen que marcar en contra para reaccionar y acordarse que hay que hacer goles para ganar los partidos. La Roja nunca se olvida de la portería rival. Siempre quiere goles, goles y goles.

Luis Enrique: Aunque hay varios entrenadores de enorme jerarquía (Tite, Deschamps), el de España es el mejor de todos. Más allá de ir atrás de una idea que tiene marcada en la piel, tiene un nivel de profundidad futbolera inmensa. Conceptualmente en el aspecto táctico, técnico, estratégico parece estar por encima del resto. Pero además: sabe expresarse bien y transmitirle a sus jugadores. Tiene la experiencia -como jugador y entrenador- de las grandes citas. Es moderno: aplica tecnologías avanzadas para mejorar el rendimiento de su plantel.

Potencial: Probablemente la mejor parte. Aunque el rendimiento de los primeros dos partidos fue muy bueno, da la sensación de que el equipo puede dar mucho más. Ante Alemania, un rival de enorme jerarquía pese al tropezón ante Japón en el debut, lo dominó en buena parte del juego, pero tras el gol perdió intensidad, los cambios no entraron al mismo ritmo y lo terminó pagando. Aunque parece un objetivo complejo, el dilema de España está en sostener el ritmo la mayor cantidad de tiempo, sabiendo que mientras no lo pueda hacer sufrirá más de la cuenta.