Noticias En directo
Manchester United

Pogba no es Neymar, pero no hay sitio para el ego en el Manchester United de Solskjaer

10:00 CEST 11/7/19
Neymar Paul Pogba
El entrenador salió en defensa de su jugador el miércoles, pero es claro que el Man Utd no puede seguir adelante con el centrocampista.

Al igual que en 2016, el verano del Manchester United está siendo dominado por un solo nombre, el de Paul Pogba. Eso sí, si hace tres años estaba al caer una transferencia de récord mundial, esta vez la sensación es que el mediocampista francés abandonará Old Trafford.

Pogba y su agente, Mino Raiola, parecen estar allanando el camino para una salida de Inglaterra con destino al Real Madrid o a la Juventus, aunque Ole Gunnar Solskjaer intente convencer a todos de que se trata de especulaciones normales. "Hasta donde sé, hasta ahora no tenemos ninguna oferta por ninguno de nuestros jugadores, así que Paul, como la mayoría de nuestros jugadores, tiene un contrato largo. Somos el Manchester United, no tenemos que vender jugadores", dijo Solskjaer en Perth este miércoles, día en el que comenzó la gira de pretemporada del club británico.

"Paul nunca se ha apartado del equipo, siempre ha querido jugar, siempre ha dado lo mejor de sí. Los agentes hablan todo el tiempo, pero no hemos recibido ofertas de ningún club y eso es todo lo que puedo decir sobre el asunto. Parece que es un medio de comunicación, no quiero nombrarlo, que tiene algo contra Paul. Es un gran chico, un gran profesional, nunca ha tenido ningún problema, tiene un corazón de oro", agregaba.

Desafortunadamente para Solskjaer, esa postura solo tendría sentido si el propio Pogba no hubiera dicho que estaba listo para "un nuevo desafío", pero el galo lo dijo en un evento promocional en Japón en junio pasado. El internacional por Francia sabía exactamente lo que estaba haciendo, sabía la revolución que causaría, sabía las dificultades que podría crear para su entrenador, pero lo hizo igualmente. Está claro: él quiere un nuevo traspaso.

Volviendo a la afirmación de "sin ofertas" que hizo Solskjaer, hay que decir que ya no es como funciona el mercado. Quizás cuando él era jugador todavía existía una cultura de clubes que debían hacer acercamientos oficiales antes de que fuera evidente cualquier otro movimiento, pero Raiola ha ayudado a cambiar el panorama en los últimos tiempos. Los jugadores que anhelan un movimiento rara vez se abren camino en el fútbol moderno.

Desde que Pogba manifestó aquello del "nuevo desafío", Raiola se aseguró de que los deseos de su cliente se mantuvieran en la mente de todos. Por ejemplo, con la declaración que lanzó este martes para talkSPORT.

"Pogba no ha hecho nada malo, ha sido respetuoso y profesional en todos los aspectos", explicó Raiola. “El club conoce su sentir desde hace mucho tiempo. Es una pena que a otras personas solo les guste criticarlo sin la información correcta.

"Lamento que el club no tome ninguna posición en contra de esto. Esperemos que pronto haya una solución satisfactoria para todas las partes".

Por ahora, hay un impasse. Solskjaer pasó gran parte de sus primeros cinco meses en el cargo insistiendo en que quiere construir su plantilla del Manchester United alrededor de Pogba, lo que lo dejaría sin una figura clave en el centro del campo si el francés se marcha.

Pero lo que el entrenador necesita más es el compromiso de toda su platilla. Dada la forma en que quiere hacer las cosas en Old Trafford y la mentalidad de equipo que quiere construir, no puede permitirse tener jugadores egoístas que solo piensen en sí mismos.

Solskjaer tiene una visión que dependerá de que los jugadores respeten y representen la insignia, y las agendas personales no encajan con eso. Jugadores como Daniel James y Aaron Wan-Bissaka llegaron este verano exactamente porque tienen el impulso y el hambre que el noruego está buscando inyectar, y eso no se puede comprometer para saciar a Pogba.

Para ser justo con el jugador de 26 años, podría haber sido mucho menos profesional de lo que ha sido. No hay que buscar más allá de la superestrella brasileña Neymar para ver un ejemplo de un jugador de alto perfil que ha tratado a su club con desprecio.

Después de múltiples actos de indisciplina en los últimos dos años, la solicitud de transferencia del propio Neymar coincidió con que ni siquiera asistió al entrenamiento de pretemporada esta semana. El brasileño permanecerá en su tierra natal durante una semana más, a pesar de que el PSG afirme que no tiene permiso para hacerlo.

Antoine Griezmann, que quiere irse del Atlético de Madrid este verano, tampoco se reportó a los entrenamientos a pesar de etiquetar al equipo como "Mis seguidores, mi club, mi hogar" al rechazar un traslado a Barcelona el verano pasado.

A diferencia de Neymar y Griezmann, Pogba sí se presentó a trabajar cuando le correspondía hacerlo. Pero esa es una barra bastante baja para establecer en términos de estándares de comportamiento.

Lo que Pogba ha hecho con su campaña de medios cuidadosamente orquestada es entregar una solicitud de transferencia virtual. Esto básicamente lo deja sin ningún camino de regreso a los corazones de los fanáticos del Manchester United.

Cabe recordar el caso de Wayne Rooney, quien le dijo a Sir Alex Ferguson en 2010 que quería cambiar de aires y que hizo lo mismo en 2013 poco antes de que el legendario entrenador se retirara. Nunca más el delantero de Inglaterra fue visto de la misma manera por los seguidores del United.

La respuesta generalizada a los movimientos de Pogba y Raiola ha comenzado a asemejarse a una feroz toxicidad, y aunque sería un golpe para Solskjaer perder a su única verdadera estrella de clase mundial, no puede permitirse llevar pasajeros en su nuevo proyecto basado en la ética de trabajo, esfuerzo y hambre. Si Pogba no tiene el estómago para la pelea en el United, solo hay un resultado inevitable.

Es un camino muy usado por los equipos exitosos del pasado. El primer verano de Pep Guardiola como entrenador novato del Barcelona es recordado por su decisión de despedir a Ronaldinho y Deco después de haber decidido que daban más problemas que soluciones. Lo que siguió fue un éxito sin precedentes.

Repetiría la dosis durante los próximos dos años al deshacerse de Samuel Eto’o y Yaya Toure, logrando un éxito continuo todo el tiempo. Y si bien no hay un camino instantáneo hacia la gloria para reemplazar la calidad de alto nivel con el hambre y el deseo, hay razones para creer que es un modelo con el que United también puede triunfar.

La pérdida de Pogba, un hombre que anotó 16 goles en la última temporada y fue el arquitecto de la mejor forma del United en años a principios de 2019, sin duda sería un paso atrás.

Pero si eso es lo que Solskjaer necesita para inyectar un poco de ADN del Manchester United en el resto del equipo y subrayar los estándares que se esperan de un jugador del United, a la larga podría haber muchos más aspectos positivos de este callejón sin salida.