El partido perfecto que la Selección mexicana preparó por seis meses

Comentarios()
Getty
México regaló una de las actuaciones más inolvidables de su historia, y le pegó a Alemania 1-0 contundentemente.

El domingo 17 de julio de 2018 pasará para siempre a la memoria de la afición mexicana, después de un contundente triunfo de 1-0 de México sobre Alemania, luego de que el equipo dirigido por Juan Carlos Osorio llegaba a la Arena Luzhnikí en papel de víctima.

Juan Carlos Osorio

Sorprendentemente en el mes de diciembre,  Osorio se notó satisfecho por el grupo que encararía la Selección mexicana en la Copa del Mundo, declarando en aquel momento: "Es un buen reto para México jugar con Alemania, el campeón del mundo. Es una gran posibilidad de competir contra el mejor, excelente equipo, jugadores, muy bien dirigido". Incluso, según Carlos Guerrero, el colombiano había deseado permanentemente tener una revancha contra Alemania en Rusia 2018.

XI México

México dio una cátedra táctica, combinada con la inspiración individual de sus elementos e incluso una pequeña dosis de fortuna que nunca está de sobra. Desde la pizarra, se apostó por un 4-2-3-1, en el que Héctor Herrera recibía apoyos de Andrés Guardado y Miguel Layún al defender retrasaba su posición casi hasta la lateral, para encontrar superioridad en esta zona.

XI México

Carlos Vela atacando las espaldas de Toni Kroos y Sami Khedira se convirtió en la llave que abrió el cerrojo de la Mannschaft, gestando las jugadas más importantes de la primera mitad. La figura del encuentro fue Hirving Lozano, que se graduó como seleccionado azteca y marcó en su debut en las Copas del Mundo.

Para cerrar el encuentro, el Tri mutó a un 5-3-2, que aunque arriesgó, terminó entregando los dividendos esperados, con Rafa Márquez fungiendo como un temporizador e imprimiendo el ritmo al cual debía finalizar el partido el equipo. En zona mixta, Juan Carlos Osorio confesó que el día de ayer trabajaron la forma en jugarían los últimos 20 minutos. Nada fue improvisado.

XI México

México se enfocó en dar el encuentro más perfecto de su historia y lo cocinó a fuego lento día a día durante los últimos seis meses, hasta encontrar este domingo un final feliz y un triunfo que ilusiona a la fiel afición mexicana. Se está convirtiendo a los dudosos en creyentes.

Cerrar