Paranaense cometió el peor error posible con River: dejarlo con vida

Comentarios()
NELSON ALMEIDA/AFP/Getty Images
El equipo de Marcelo Gallardo sufrió su visita a Curitiba, pero la derrota por la mínima le da enormes chances de darlo vuelta si recupera su estilo.

En una serie copera, no alcanza con pegarle un solo tiro para matar al River de Marcelo Gallardo. Hasta tres son insuficientes, pero uno solo es un error que, más allá de ser involuntario y producto de la falta de precisión para definir, le puede costar la Recopa Sudamericana a Athletico Paranaense cuando visite el Monumental en ocho días.

A los 10 segundos de juego llegó el spoiler, término tan de moda por estos días, de lo que sería esta película: una salida defectuosa, la presión alta del Furacao y un remate de Lucho González que exigió a Franco Armani en su primera de muchas intervenciones. El Muñeco, que había sorprendido con un mediocampo ofensivo y casi sin contención, más allá de la dinámica de Enzo Pérez, se veía sorprendido y atado por el juego del dueño de casa, que supo sacar provecho de ese pequeño gran detalle del césped sintético que cambia la velocidad del juego.

El gol de Marco Ruben, acostumbrado a gritar contra equipos argentinos este año, fue otra muestra del potencial de los brasileños: pase en cortada a la espalda de Mayada y dos centros para que el olfato del ex-Central haga el resto. Y Paranaense fue por más. Con remates de media distancia, pelota parada, lanzamientos desde los costados, todos respondidos por Armani, que volvió al modo campeón de América. Ni siquiera con la superioridad numérica obtenida tras la ingenua acción de Casco a 15 del final pudo quebrar la resistencia del Millonario, que tuvo aproximaciones esporádicas pero sin demasiado peligro. 

Una vez más, como ante Atlético Tucumán en la Copa Superliga, River comenzó una serie con el pie izquierdo al caer por 3-0 y estuvo a un gol de una remontada épica, en uno de los mejores partidos que jugó en los últimos tiempos. Pero Athetico Paranaense difícilmente tenga una oportunidad como ésta para traducir en el resultado su superioridad en el juego. Y lo dejó con vida. Y eso, ante el corazón de un campeón, puede ser fatal.

Cerrar