Operación Salida contrarreloj: 19 días para la pretemporada y 11 jugadores por traspasar

Comentarios()
Getty Images
El Real Madrid debe aligerar la plantilla de 36 futbolistas y apretará el acelerador desde ya, con una máxima: no saldrá nadie regalado

La semana fantástica del Real Madrid echó abajo el telón este miércoles con la presentación de Ferland Mendy en el Santiago Bernabéu. En los siete días anteriores habían pasado por esa misma rutina Luka Jovic, Eden Hazard y Rodrygo Goes. Sólo falta Militao por cumplir con el protocolo con Florentino en el Palco de Honor, los aficionados sobre el césped y los medios de comunicación en la sala de prensa. Pero no será hasta después de la Copa América que el brasileño pase por Concha Espina. Mientras tanto, y desde ya mismo, el Real Madrid pasa a priorizar la Operación Salida, según ha podido saber Goal. Y con carácter inmediato, además.

La fase de los fichajes ha sido inmejorable, entienden en el club blanco. “Estamos muy ilusionados”, confesaban a Goal desde la planta noble. Por la talla de los refuerzos y por la premura en atarlos. Y es que, a mediados de junio, tienen ya la Operación Llegada prácticamente finiquitada a falta de un mediocampista más (Pogba o Eriksen), y con la complejísima operación por Neymar en fase de estudio. El proyecto deportivo 2019-20 está prácticamente atado, por tanto. Mientras hay clubes de entre sus grandes competidores en España y Europa que están en la fase inicial de un proceso de renovación completo, el Real Madrid ha aprovechado al máximo estos tres meses donde no competían por nada. Apenas quedan los últimos retoques.

Pero por otro lado, es insostenible tener a 36 jugadores en plantilla, como es el caso a día de hoy. Y la pretemporada comienza el próximo 9 de julio, es decir, en apenas 19 días. Es la primera fecha límite que se ha marcado el Real Madrid para aligerar la plantilla, y es que nadie quiere que Zidane viaje a Montreal con semejante sobrepoblación de jugadores. El técnico, el primero. Es inviable. Comienza por tanto la contrarreloj para vender, al menos, a once jugadores.

El primero ha sido ya Marcos Llorente. El mediocampista español es ya jugador del Atlético, una vez el Real Madrid accedió a abrir la puerta a una salida a su máximo rival en la capital, en lo que se entiende que es una buena operación para las arcas merengues (30 millones fijos más 5 en variables, según pudo saber Goal). Tras el madrileño, vienen Raúl De Tomás y James Rodríguez. El delantero está rumbo al Benfica a cambio de 20-30 millones más. Y por último, el colombiano. No se espera que su salida se vaya a cerrar antes de que el combinado cafetero cierre su concurso en la Copa América, pero no es menos cierto que el Nápoles ha estrechado mucho el cerco sobre el ‘10’, y es cuestión de tiempo que acaben llegando a un acuerdo económico. Podría dejar otros 40-50 millones de euros más.

Real Madrid squad in 2019-20 with 36 players

Los traspasos de estos tres jugadores serán seguramente los primeros, pero no pueden ser los únicos. Al Real Madrid se le acumulan los jugadores en la bandeja de salida. Y en todas las líneas del terreno de juego, además. En la portería, tanto Keylor Navas como Luca Zidane están buscando una salida, con el costarricense apuntando al PSG, y el galo, a Francia. En la línea de defensa, Sergio Reguilón y Jesús Vallejo son candidatos a marcharse, siendo el Sevilla un probable destino para el lateral zurdo. Theo Hernández regresa de su cesión en la Real Sociedad, pero no entra en los planes del Real Madrid tampoco.

El artículo sigue a continuación

En el centro del campo es donde está el grueso de la Operación Salida. Una vez Marcos Llorente ya ha hecho las maletas, los siguientes deberían ser Dani Ceballos, Mateo Kovacic –que está esperando a la sanción FIFA al Chelsea para tratar su traspaso al club ‘blue’, con el Inter de Milán también interesado-, Martin Odegaard que no será traspasado sino cedido-, e Isco Alarcón. El caso del malagueño es espinoso, pero está en la rampa de salida igualmente. En ataque, además de RDT, saldrá Borja Mayoral –cuyo futuro apunta a la Real Sociedad-, queda la duda sobre Brahim por su juventud y la firme intención de no romper su progresión, y por encima de todos sobresale Gareth Bale. El galés no cuenta para Zidane, pero va a jugar todas sus bazas para quedarse o, al menos, para no facilitar en nada su salida por el momento.

En total, ya sin Marcos Llorente, hay trece jugadores en la bandeja de salida por tanto (con un mínimo de once más por descartar para cumplir con el límite de 25 fichas). De consumarse el traspaso de todos, la plantilla blanca quedaría entonces en veintitrés jugadores, a la espera de que bien Pogba o Eriksen se incorporen a la nómina de mediocampistas. Veinticuatro futbolistas para el vestuario es una cantidad ya mucho más razonable. Adelgazar la nómina hasta esos baremos es el objetivo en Concha Espina, no obstante, aunque son conscientes también de que aparecerán curvas por esta hoja de ruta que han trazado.

Sobre todo porque hay también una premisa que sobrevuela todas y cada una de estas operaciones: el Real Madrid no va a ‘regalar’ a nadie. El Atlético ha sido el primero en comprobarlo con Marcos Llorente. Y será una máxima durante todo este verano. Hay que cumplir con el Fair Play Financiero y cuadrar balances económicos, pero sobre todo, a nivel deportivo, en el Real Madrid creen que hay una plantilla de gente joven, muy talentosa y que puede ser apetecible para prácticamente cualquier club del mundo. Y eso tiene su propio valor.

Cerrar