"Operación De Ligt": el Barça desconfía y empieza a cansarse de esperar

Comentarios()
Ajax
Dos meses después, el club azulgrana ha pasado del optimismo a la desconfianza con De Ligt

Matthijs De Ligt era un fichaje estratégico y a pesar de que el FC Barcelona aceleró para conseguir su fichaje, el asunto se está estancando. Durante más de dos meses, directivos y técnicos dieron forma a la operación e intentaron convencer al futbolista en varios encuentros. Existe un acuerdo verbal entre AFC Ajax y FC Barcelona por De Ligt, por unos 75 millones de euros, pero sigue sin haber "luz verde" porque el jugador no acaba de decidirse. Hace dos meses parecía que estaba encarrilado, hace uno se pensaba que acabaría llegando y ahora mismo, el club azulgrana sospecha que De Ligt está jugando a varias bandas, que está dando largas y que, cada día que pasa, se está distanciando más. 

La postura del Barcelona está clara. Consideran que han hecho un esfuerzo económico, creen que han hecho todo lo posible para contratar al jugador y no piensan entrar en un proceso de subasta por De Ligt, teniendo que competir con constantes subidas de sueldo y con el pago de comisiones a su agente. El Barcelona sabe que existe el peligro de que el jugador no acabe en el Camp Nou, pero confían en que el criterio deportivo prevalezca y acabe vistiendo de culé. El gran peligro al que se enfrenta el Barça en este mercado es el PSG. El equipo francés sigue apostando fuerte por De Ligt y varios medios de comunicación aseguran que su oferta al jugador es superior a la que ha hecho el Barcelona. La llegada de Leonardo a la dirección deportiva se antoja clave. Van a ser muy competitivos en el mercado y tienen como objetivo número uno a De Ligt. Además, las relaciones entre Mino Raiola, agente de De Jong, y el PSG, son excelentes. De ahí la desconfianza del Barcelona. 

Hace un mes, existía moderado optimismo en el Barcelona, pero ahora el escenario se ha ido complicando. El futbolista afirmó tras el encuentro ante Portugal en la final de la Uefa Nations League que se iba de vacaciones para meditar la decisión sobre su futuro. En "Mundo Deportivo" llegó a decir que "igual no era el momento". Fuentes cercanas a la directiva azulgrana consultadas por Goal entienden que hay un cierto malestar en la zona noble del Camp Nou, ya que el Barça lleva esperando mucho tiempo a De Ligt. La paciencia tiene un límite y el Barça considera que ya ha hecho todo lo que podía hacer por De Ligt. Un fichaje estratético, un central de época y una pieza que daría un salto de calidad tremendo al plantel, pero que sigue jugando "su" partido y después de dos meses, no ha sido capaz de tener un gesto hacia el Barcelona.

El club va a esperarle hasta el final, pero en Can Barça se ha pasado del optimismo a la incertidumbre. Es lo que suele pasar cuando se negocia por un jugador sin habar llegado antes a un acuerdo con el futbolista. En su día, De Jong rechazó al PSG para firmar por el Barcelona. Ahora falta saber si su amigo, De Ligt, le imitará o acabará cogiendo un vuelo rumbo a París.

Cerrar