Noticias En directo
FC Barcelona

Noticia Goal: contratos duplicados y pagos por trabajos inexistentes en el Barça

22:30 CEST 2/6/21
Camp Nou - LaLiga
Varias denuncias internas ponen de relieve el pago de facturas a proveedores que no hicieron ningún trabajo o que lo dejaron a medias

El próximo 20 de junio, Joan Laporta y su junta directiva deberán explicar a los socios compromisarios el resultado de las auditorías que el club está llevando a cabo en varias áreas de la entidad. En estos momentos se sigue analizando la situación fiscal, legal, deportiva, económica, patrimonial e incluso de ciberseguridad del club, algo que el presidente se comprometió a exponer en la Asamblea General en la que se tendrá que aprobar el ejercicio económico 2019-20 y el presupuesto de esta temporada que se acaba de disputar, la 2020-21. De hecho, el presidente admitió en su primera rueda de prensa que "están saliendo cosas que tendremos que resolver, algunas preocupantes, otras sorprendentes y otras complicadas pero que tienen solución. Seremos transparentes al máximo, porque lo que nos estamos encontrando se tiene que explicar".

Según ha podido saber GOAL, existen varias denuncias internas en el club por pagos realizados a proveedores que no hicieron ningún trabajo o que lo dejaron sin terminar. Varias empresas y autónomos fueron contratados por la entidad blaugrana sin que se haya podido acreditar que sus tareas hayan sido completadas. De hecho, algunas áreas del club se vieron en la obligación de finalizar trabajos contratados externamente, como por ejemplo los departamentos de Comunicación o Marketing. Estas denuncias ponen de relieve la emisión de facturas, algunas con sobreprecios que rondan los 50.000 euros (más de un 50% sobre las cifras pactadas en los contratos), sobre todo en lo que se refiere a trabajos audiovisuales y de diseño 3D para el área patrimonial, especialmente para el Espai Barça, el proyecto del nuevo Camp Nou y el nuevo Palau Blaugrana.

Además, según cuentan varias fuentes a este medio, hay empresas que cobraron más de 6.000 euros mensuales por trabajos que ya estaban hechos, habiendo firmado contratos con conceptos idénticos a los que firmaron anteriormente otros proveedores. Por ejemplo, empresas catalanas y alemanas fueron contratadas para hacer exactamente lo mismo, con lo cuál existen durante los últimos años tareas duplicadas sin justificación aparente. Varios de estos contratos, pese a estar impulsados por la Comisión de Espai Barça, fueron transferidos a otras áreas para no incrementar el presupuesto original del proyecto arquitectónico, cifrado inicialmente en 600 millones de euros y ampliado a 815 millones durante los últimos meses.

Todos estos contratos, al pertenecer al área de Espai Barça, no pasaron por el Comité de Adjudicaciones. Sin embargo, según reiteró Jordi Moix, exvicepresidente y responsable del Espai Barça durante la etapa de Josep Maria Bartomeu, el Comité de Espai Barça es mucho más estricto que otros mecanismos de control dentro del club. Por él pasan todos los contratos y facturas pertenecientes al proyecto, que son analizados y aprobados por ejecutivos y directivos de la entidad blaugrana, con la opinión de las áreas legal, económica y de compras. Los directivos anteriores mantienen que todo se hizo con la mayor transparencia y profesionalidad e insisten que el Espai Barça es un ejemplo de buena gestión, además de ser un proyecto estratégico y necesario para el crecimiento del club.

Contratos que rozan los 200.000 euros

En el mes de abril, GOAL ya desveló que el club había encontrado decenas de contratos que rozaban los 200.000 euros, la cifra a partir de la cuál estos acuerdos deben pasar por los controles internos del club. Todos los contratos iguales o superiores a 200.000 euros deben revisarse en el Comité de Adjudicaciones, en el cuál se encuentran varios miembros de la junta directiva, hasta la cifra de 1 millón. Superado el millón, el contrato ya debe pasar obligatoriamente por la aprobación de la junta. Esos documentos, encontrados por los auditores y por los nuevos miembros de la directiva azulgrana, esquivaron por poco los mecanismos de control.