“¡Ni Suárez ni Cavani, Cristhian Stuani!”: El Matador de Tala que ilusiona a Girona

Comentarios()
Getty
Inesperado líder del Pichichi en plena disputa de la 14ª fecha, el delantero uruguayo está acostumbrado a remar contracorriente para alcanzar el éxito

Tala es una pequeña ciudad uruguaya de poco más de 5 mil habitantes, a unos 80 kilómetros al sur de Montevideo, un sitio prácticamente desconocido para el mundo. Y también la ciudad natal del delantero que ha tomado LaLiga por asalto: Cristhian Stuani, el goleador del Girona que lidera la clasificación del Pichichi con 10 tantos.

Nacido en una familia sin antecedentes en el fútbol profesional, Stuani no dejó que la distancia a la capital uruguaya fuera un obstáculo para alcanzar su sueño: desde los 13 años de edad recorría prácticamente a diario esos 80 kilómetros en ambos sentidos para entrenar con las escuadras juveniles de Danubio, un modesto club que a su llegada apenas presumía un título de la Primera División en más de 65 años de existencia.

Esa persistencia rindió frutos en 2004, el año en que cumplió la mayoría de edad y debutó en con el primer equipo de La Franja. Tuvo solo dos participaciones en la temporada, que además vio a su club ganar el segundo título de su historia, pero el buen nivel que mostró en la estructura juvenil del equipo le valió un llamado para la selección uruguaya sub-20 que participó en el Sudamericano de la categoría en los primeros meses de 2005.

En ese Sudamericano Stuani compartía vestidor con otras jóvenes promesas tales como Diego Godín, Fernando Muslera y Cristian Rodríguez. Aunque disputó seis partidos, no logró marcar ningún gol y Uruguay finalizó en el quinto sitio, fuera de los puestos de clasificación a la Copa del Mundo juvenil.

Los primeros goles de Stuani en el profesionalismo llegaron en la temporada 2005-06, en la que marcó 4 tantos en 15 apariciones con Danubio, la mayoría como suplente. La siguiente campaña sus opciones de sumar minutos se redujeron a cero por la irrupción de Edinson Cavani, lo que motivó a su club a cederlo al Bella Vista de la Segunda División en febrero de 2007.

Esa cesión fue vital para el despegue de su carrera. Doce goles en 14 partidos le abrieron la puerta de la titularidad en Danubio para el torneo siguiente, en el que marcó 19 veces en 14 presentaciones. Para entonces los aficionados del club ya se habían acostumbrado a cantarle “¡matador, matador!” y al poco tiempo su lugar de nacimiento completó el mote: había nacido el “Matador de Tala”.

Cristhian Stuani 2005

Aunque la explosión goleadora de Stuani le valió su traspaso al fútbol europeo con la Reggina, su paso por el Viejo Continente ha sido todo menos sencillo. Esa primera escala en la Serie A terminó con apenas un gol y menos de 500 minutos de actividad en 18 partidos a lo largo de temporada y media.

Prácticamente al mismo tiempo que sus compatriotas Cavani y Luis Suárez se convertían en estrellas mundiales, el Matador de Tala tuvo que conformarse de nuevo con una cesión a Segunda División para recuperar el olfato goleador. Los 22 goles en 39 encuentros con el Albacete lo devolvieron a Primera, aunque aún quedaban por delante cesiones al Levante y Racing de Santander, seguidas de traspasos al Espanyol y el Middlesbrough, clubes con los que en siete años sólo una vez superó la decena de goles en liga.

El artículo sigue a continuación

Su traspaso al Girona en el verano de 2017 parecía el paso atrás que marcaba el comienzo del declive del delantero uruguayo, entonces a punto de cumplir 31 años. Ha sido todo lo contrario: afianzado por primera vez en su paso por Europa como titular indiscutible, el de Tala respondió con 21 goles que lo colocaron en el quinto sitio de la tabla del Pichichi y fueron cruciales para que el recién ascendido cuadro catalán sorprendiera al finalizar la temporada en décimo sitio, sin la mayor preocupación por el descenso al que era favorito al comenzar el ciclo.

Como los buenos vinos, Stuani ha seguido mejorando con un año más a sus espaldas. En plena disputa de la 14ª jornada de Liga, suma 11 goles que lo colocan como líder anotador de LaLiga, incluso por arriba de Luis Suárez y Lionel Messi, y el Girona no solo no se preocupa por el descenso sino que se encuentra en la lucha por las plazas europeas.

No es de extrañar que, tal como en sus inicios con Danubio la tribuna le cantara el que a la postre sería su mote definitivo, ahora la grada de Montilivi sea la que haya adoptado una nueva tonada en honor a su goleador: “¡Ni Suárez ni Cavani, Cristhian Stuani!”.

Cerrar