Neymar ya sabe que el PSG no facilitará su salida

Neymar Jr's Five 13072019Marcelo Maragni/Red Bull Content

MERCADO

Neymar Da Silva ha regresado al redil. Una semana después de que lo hicieran la mayoría de sus compañeros el brasileño se ha incorporado alegando que de retraso, nada, que había pactado volver a ponerse a las órdenes de Thomas Tuchel hoy lunes con Antero Henrique, el antiguo director deportivo del club parisino, cuya parcela deportiva está hoy en manos de Leonardo Araujo. A él le trasladó hoy Neymar su deseo de abandonar el PSG pero se encontró con un "ya veremos", siendo optimistas.

Porque Neymar es consciente de que no puede no dar pasos en falso si no quiere enfadar al jeque Abdalah Nasser Al Thani, propietario del club y quien tiene la última palabra del futuro de la estrella, de ahí que el brasileño se muestre dócil y hasta haya suavizado sus declaraciones en cuanto a que su mejor recuerdo deportivo fuera el 6 a 1 a su actual equipo mientras era jugador barcelonista. Quiere volver a serlo y así se lo ha explicado, cara a cara, a Leonardo. Sin embargo, la situación no invita a pensar que pueda vestir de azulgrana este mismo verano.

Por lo pronto el Barcelona no tiene liquidez. El club catalán ha tenido que solicitar un crédito de 35 millones de euros y adelantar pagos futuros para afrontar la cláusula de Antoine Griezmann. El PSG, por su parte, no venderá por menos de 220 millones de euros y hasta la fecha no ha mostrado ningún interés por los jugadores que estaría dispuesto a incluir el Barcelona en la operación: Philippe Coutinho, Ivan Rakitic o Samuel Umtiti. Y eso mismo le respondió Leonardo a Neymar, que sus deseos son respetables pero que en ningún caso someterán los intereses del club.

El PSG busca centrocampistas de corte más defensivo en estos momentos y no tiene interés en ninguno de los cromos que le ofrecen desde el Camp Nou. Así que, o se buscan fórmulas que permitan a ambos clubes sentirse ganadores con la salida de Neymar, o el jugador seguirá en el Parque de los Príncipes. A saber, un acuerdo de cesión con obligatoriedad de compra, como ya hizo el PSG con Kylian Mbappé hace dos años, el mismo año que incorporó al ex del Santos, podría desbloquear la situación pero esta es una medida que no está encima de la mesa porque ni siquiera hay conversaciones entre clubes. Oficialmente el Barcelona pasa de Neymar.

Pero más allá de los focos el club catalán no pierde de vista el malestar del delantero ni sus ganas de regresar al Camp Nou y sabe igual que Neymar que el PSG preferiría venderle a cualquier otro club a pesar de que el Real Madrid hace tiempo que se bajó de este tren, dejando al Barcelona como único candidato a pagar lo que pide el PSG. Los franceses no lo pondrán fácil y ahora mismo solo se dejarían convencer con dinero contante y sonante, lo único que desde el Camp Nou no pueden ofrecer. El culebrón va todavía para largo.