Noticias En directo
Copa del Mundo

México, eliminado: la injusticia más grande del Mundial más raro

21:16 CEST 2/7/18
Javier Hernandez Chicharito Mexico 2018
El Tri quería volver a alcanzar los cuartos de final del certamen después de 32 años sin lograrlo, pero falló.

Eran los primeros días del Mundial de Rusia 2018. Eran puras sorpresas. Eran puros resultados adversos para los candidatos. Para la mayoría de los latinos. Y los no mexicanos nos apropiamos de un equipo que nos identificó en aquella tarde de domingo, mientras se almorzaba en familia. 

México logró lo que otros latinos no pudieron y sufrieron. Alemania borró a Paraguay en los octavos de 2002. Ecuador perdió contra ellos en 2006 en la fase de grupos. Posteriormente eliminó a Argentina, algo que se iba a reiterar en 2010 (por 4-0) y 2014 (en la final). En Sudáfrica también venció por el tercer puesto a Uruguay. Ni hablar del 7-1 a Brasil, en su propia casa. El Tri lo hizo: le ganó con sus armas, argumentos y justicia.

En aquel prometedor debut ilusionó y conquistó a propios y extraños. Ese domingo al mediodía, ideal para reunión en familia, reinó la sorpresa. México jugó. México ganó. México empezó a vengar a todos aquellos que sufrieron a Alemania. México puso de rodillas al campeón del mundo, a su proyecto a largo plazo, a Joachim Löw, a Manuel Neuer, a Thomas Müller, a Toni Kroos y a Mats Hummels. Le comenzó a cortar el parche que tenía insertado en medio de su camiseta.

A pesar de que los hinchas mexicanos cantaron "América Latina, menos Argentina", en conjunto con los brasileños, parte del público argentino se sintió identificado. Al igual que el resto de los latinos. La Selección mexicana identificó. Generó empatía. 

Más aún cuando sufrió la primera de las injusticias: todos planificaban y esperaban un Brasil-Alemania en octavos de final. Todos pronosticaban el primer puesto mexicano tras la victoria ante los germanos. Pero las matemáticas son crueles y dejaron a México con chances de quedar fuera en la última fecha. Y sólo se clasificó porque Corea dio la sorpresa ante los campeones del mundo. Cuando otras selecciones que transmitían poco y nada, con menos puntos, se clasificaron a octavos tranquilamente. 

Generó identificación a través de argumentos. Un equipo muy completo. Un arquero que no se destaca en los clubes, pero cuando juega para la Selección la rompe. Dos centrales fuertes y sólidos. Un mediocampo de jerarquía pura: experiencia de Guardado y Márquez, fútbol de Herrera, desequilibrio y habilidad de Lozano y Vela, inteligencia y simpatía de Chicharito

Todos fueron México. Todos sufrieron la injusticia matemática de quedar segundo y que te toque la principal candidata, Brasil. El equipo que conquistó propios y extraños. Hoy tocó despedirlo, con dolor en diferentes países.