Messi y la Liga: su casa, su ley

Comentarios()
Getty Images
El rosarino decide la visita al Villamarín con un hat-trick que aupa al Barcelona y le acerca al décimo título de 'la era Messi'.


EDITORIAL

Leo Messi ya solo compite consigo mismo. Bate récords en cada partido que juega, ante el Betis igualó a Andrés Iniesta como segundo jugador con más partidos en azulgrana y quiso celebrar tamaña efeméride a lo salvaje, con otro hat-trick que tanto agranda su leyenda como acerca al Barcelona a un título de Liga que ha dominado de principio a fin de la mano del jugador más trascendental que nunca ha visto la competición, alguien que ha dominado el fútbol como ni siquiera viejas figuras del fútbol en blanco y negro pueden atreverse a discutir.

Con semejane diamante en el estado de forma que exhibe -ha marcado seis goles y repartido tres asistencias en los últimos tres partidos- el Barcelona ni siquiera necesitó la posesión del balón, la más baja en lustros, para hacerse con los tres puntos en el Benito Villamarín, donde si logró imponer su ley fue solo en la medida que al rosarino le dio la gana. Porque el desorden del primer tiempo solo se acabó tras el golazo con el que Messi abrió el marcador a los dieciocho minutos con otro soberbio lanzamiento de falta que le sitúa como el jugador más efectivo de Europa a balón parado.

El artículo sigue a continuación

Pero Messi simplemente se estaba desempolvando a si mismo. Desde aquel momento el rosarino intervino en todas y cada una de las ocasiones de peligro, peleando cada balón como si fuera el último y gracias a eso nació el 0 a 2, con Messi recuperando y marchándose como una bala hacia la portería de Pau López para, después de apoyarse en un Luis Suárez que se la devolvió de talón, batirle con su indómita calidad.

El uruguayo se contagió de su amigo y en el segundo tiempo se inventó una jugada que bien habría podido firmar el rosarino para establecer el 0 a 3. Y aunque poco después Loren marcara el 1 a 3, su gol no hizo más que picar a Messi , que firmó un hat-trick que levantó de la butaca a todo el respetable del Villamarín , rendido a un Messi convencido de haber dado un hachazo a la Liga que, ahora sí, está vista para sentencia.

A falta de diez jornadas para el final el cuadro barcelonista le saca diez puntos al Atlético y doce al Real Madrid, tercero. Para conceder alguna opción a su rival debería perder por lo menos la mitad de los partidos que quedan y hasta la fecha el Barcelona de Ernesto Valverde solo ha perdido tres en dos años por lo que el campeonato está casi en el saco. Será el octavo de un Barcelona que se ha hecho amo y señor de la Liga gracias a un Messi imperial, que a su vez sumará su décimo título en quince participaciones, una auténtica salvajada.

Cerrar