Noticias En directo
A. Sánchez

Lo moral por sobre el dinero: ¿Por qué Alexis no fue a Manchester City?

3:39 CET 17/1/18
Pep Guardiola Alexis Sanchez
Aunque el monto final del pase haya sido la razón principal para que caiga la operación, el problema no fue el número sino las formas de su agente.

Principios. Si Alexis Sánchez no jugará este semestre con la camiseta de Manchester City, la razón principal para que el líder de la Premier League se baje de la carrera tiene que ver con la ética que manejan Pep Guardiola y Txiki Begiristain. Porque si bien es el costo total del fichaje lo que derivó en la decisión drástica, lo relevante no fue el número en sí. No importaba pagar 40, 50, 60 o 70 millones de euros por un futbolista de 29 años con solo seis meses más de contrato en Arsenal. El problema era personal, no financiero.

Según supo Goal, hace varias semanas que estaba todo acordado entre el City y Fernando Felicevich, agente del chileno. Solo restaba, como en la ventana anterior, definir una cifra con Arsenal. Sin embargo, la aparición de Manchester United en la conversación modificó todo. Según circuló, en Old Trafford pagarían 500 mil dólares semanales como sueldo, entre 15 y 25 millones por la firma y entre 8 y 14 millones para el representante.

Si las cifras eran precisas o no, poco le importó a Manchester City, que se retiró de la negociación tan pronto como el empresario planteó las modificaciones. Y Pep, sin pensar en que era su principal objetivo en este mercado, apoyó la decisión por una clara razón: sentía que el interés de Alexis de jugar para los Citizen se había desvanecido.

La decisión provocó, lógicamente, debate entre los hinchas que creían que era una gran oportunidad para fichar a un jugador estrella por un valor reducido. Justamente, es el motivo por el cual Manchester United también decidió intervenir, sobre todo teniendo en cuenta las consecuencias del pase de Neymar a PSG para el mercado en general. 

Otras razones, menores pero existentes al fin, es que el club no querría pagarle más que a De Bruyne, quien está cerca de firmar un nuevo contrato, algo que luego deberán hacer Sané y Sterling, o los futuros fichajes. Un elevado sueldo para Sánchez condicionaría futuras negociaciones y elevaría la vara.

Pero el tema central está directamente ligado a Felicevich, a los cambios en la negociación y a la demostración de no haber un compromiso total, tal y como exige Guardiola. Desde que llegó en 2016, el DT demostró ser inflexible cuando un futbolista duda: ocurrió con Ameryc Laporte, jugador de Athletic Bilbao con el que ya había acuerdo total pero luego "cambió de opinión", por lo que entró en una "lista negra". Casos similares ocurrieron con Oxlade-Chamberlain y Héctor Bellerin en el verano del 2016, mientras que en la última ventana el protagonista fue Dani Alves.

El brasileño, prácticamente persona "no grata" en esta mitad de Manchester, ya había acordado su sueldo, pedido su salida de Juventus como agente libre y hasta hablado con el catalán para volver a trabajar juntos. Pero pronto se supo que PSG había igualado la oferta y la determinación fue tajante: retirar la oferta solo por el hecho de estar negociando con otro club. 

El tiempo dirá si fue un acierto o un error lo hecho con Alexis, con el condimento de que recalaría en el clásico rival. Pero Manchester City, con Guardiola y Begiristain a la cabeza, tiene claro cómo negociar y que la oportunidad es una sola