Noticias En directo
Fichajes

Lección aprendida: El Real Madrid no quiere que Camavinga sea un "caso Joao Felix"

10:52 CEST 5/5/20
Eduardo Camavinga Rennes
Los blancos necesitan dar salida a algunos descartes y cedidos para poder hacer un hueco ya al francés y que nadie se adelante.

El Real Madrid tiene claro que el fichaje de Eduardo Camavinga será clave para su centro del campo del futuro. El pivote de 17 años del Stade de Rennes ha brillado esta temporada de una forma impropia para un jugador de su edad y que es el hombre indicado para sustituir a un Casemiro que este año ha tenido que jugarlo todo al no tener suplente específico.

Sin embargo, el Real Madrid se encuentra con un problema añadido de cara al próximo mercado. Primero tiene los problemas de todos los clubes, ya que no sabe cuándo abrirá el mercado por el coronavirus y la pandemia afectará también a las finanzas del club. Además, los blancos tienen otro problema y es que Zidane puede encontrarse en la próxima pretemporada con más de 40 jugadores a sus órdenes teniendo en cuenta los cedidos que volverán y los futbolistas que ya están en la plantilla.

La operación salida de los merengues es casi tan importante como la de entradas. En ese sentido, el fichaje de Camavinga podría aplazarse como ya hizo con Rodrygo, Vinicius o Reinier. Es decir, los blancos podrían cerrar la operación ya y dejarlo cedido en el Rennes, su club de origen, primero para garantizarle más minutos a su temprana edad pero también para paliar ese overbooking en la plantilla.

Esta opción podría no disgustar al Rennes, que pedirá un precio de traspaso alto para intentar evitar la marcha del jugador y poder seguir contando con él sería una forma de que la operación fuera más seductora. Además, los franceses afrontan la próxima temporada un año histórico, ya que la suspensión prematura de la Ligue 1 les ha garantizado ya una plaza para disputar la próxima edición de la Champions League. Esta clasificación europea obliga a pensar en tener la plantilla más competitiva posible y también deja la situación económica del club en una posición aún más relajada gracias a los jugosos ingresos que garantiza el torneo.

Sin embargo, la opción de dejar cedido a Camavinga es un arma de doble filo. El centrocampista es uno de los jóvenes más codiciados del mercado como el año pasado sucedió con Joao Felix. Los blancos preguntaron por el luso pero su intención era dejarlo cedido en un club "amigo" como el Benfica y la ambición del jugador era dar ya el salto a un grande y que además le garantizase un rol protagonista. Ahí el Atleti se llevó el gato al agua. La idea es que la situación con Camavinga no se repita y que ningún club se pueda adelantar en su fichaje porque el Real Madrid no suele tropezar dos veces con la misma piedra.