Las razones de Iniesta para dudar sobre su futuro en el Barcelona

Comentarios()
Getty
El centrocampista reconoce en la Cadena SER que "dudo de todo y de nada" ante la posibilidad de abandonar el club de su vida en verano.


EDITORIAL

"No voy a estar aquí por estar" lleva diciendo Andrés Iniesta desde hace un año y medio, cuando soltó la liebre de su continuidad, una incertidumbre que se mantuvo hasta plasmar su garabato en la renovación vitalicia del pasado otoño. Sus dudas nunca han tenido que ver con ninguna clase de desconfianza hacia el club, la plantilla o el cuerpo técnico. Si acaso, hacia su propio cuerpo, que a los treinta y tres años no le permite rendir al mismo nivel al que ha acostumbrado a la parroquia culé desde hace varios años.

No, Iniesta no quiere más dinero, un equipo más competitivo, el brazalete de capitán, el cariño de la afición o una renovación vitalicia. Ya lo tiene. Sin embargo, su exigencia y su compromiso son tan elevados que él mismo no quiere comprometer la tesorería del Barcelona con un sueldo de crack para un jugador que progresivamente ha ido perdiendo presencia de los onces iniciales debido a la edad. Naturalmente dejar el Barcelona no es una decisión que pueda tomarse a la ligera. "Nadie se va de este club por voluntad propia" decía Pep Guardiola. Iniesta puede desmentirle.

El artículo sigue a continuación

iniesta trayectoria

O no. Porque el corazón también pesa a la hora de tomar la decisión. "Por mi cabeza pasan muchas cosas, algunas con más fuerza que otra" reveló en la Cadena SER antes de recordar que "quedan unas semanas donde la decisión de continuar o salir está ahí". En concreto tiene hasta el 30 de abril para dar a conocer su decisión al club. "Te hace dudar todo y nada, que estoy en el club de mi vida y tengo el cariño de la gente" se sinceró. Sin embargo, como le sucedió a Carles Puyol cuando colgó las botas por culpa de las lesiones a pesar de tener contrato en vigor, "si me respetan las lesiones y todo va normal, veo muy difícil no estar en un once del Barca en los próximos dos años, pero una decisión así va más allá de eso".

En resumen, Iniesta ni quiere ser suplente ni quiere jugar por decreto. Quiere ser titular por méritos propios y, de no lograrlo, prefiere dar un paso al lado y que el club dedique su ficha a un nuevo jugador que, en efecto, venga a apuntalar el once titular. "No es fácil decidir, entiendo que voy teniendo una edad que es distinta a lo que tenía antes, por lo que todo cambia". Es tiempo de incertidumbre porque no es fácil determinar cuándo ha llegado el fin de un jugador como él. Lo bueno es que como mucho el 30 de abril el barcelonismo saldrá de dudas.

Cerrar