Noticias En directo
Barcelona

Las lecciones que el Barcelona aprendió en Butarque y debe aplicar ante el Athletic

14:37 CEST 28/9/18
Pique Busquest Leganes Barcelona La Liga MD6
Valverde insiste en que "fue un accidente" pero se muestra preocupado "porque no generamos ocasiones como debiéramos".

No se trata de una cuestión de actitud. Por lo menos así analiza Ernesto Valverde la derrota a domicilio del Leganés. El técnico barcelonista insiste en que "encajar dos goles en tan poco tiempo es un accidente", la forma como describe la debacle en Butarque del pasado miércoles y que ha generado cierto malestar en la junta azulgrana, que no coincide con el entrenador. Sin embargo, la lectura que hace el máximo responsable técnico va mucho más allá del simple accidente.

Umtiti da el susto pero Valverde no lo descarta para Valencia

"No tuvimos la reacción de crear peligro y atacar tan bien como debiéramos" asume Valverde, quien de todas formas destaca que "hay cosas inexplicables en el fútbol y pueden suceder" pero es crítico con su trabajo y el de sus futbolistas porque "debemos tener una respuesta y en este aspecto no estuvimos demasiado bien porque acusamos demasiado encajar dos goles tan seguidos, nos afectó anímicamente y nos resultó difícil seguir". 

Eso sí, para Valverde no se puede hablar de fallos defensivos de forma indidivual sino que hay que someterlos al colectivo. En resumidas cuentas, "para defender bien hay que atacar bien y al revés" apunta el entrenador, quien no considera que las rotaciones afecten negativamente el devenir del equipo porque considera que "independientemente de que en momentos determinados podamos cambiar el dibujo no creo que sea tan significativo pero a la hora de organizarnos sabemos que jugamos con gente importante por dentro, da igual como nos organicemos para defender".

Una nueva oportunidad para Lenglet... "y para Vermaelen"

De hecho, Valverde hasta destaca que "hubo fases ante el Leganés en las que estuvimos muy bien y momentos ante el PSV en los que pensé que había que mejorar cosas, no creo que haya tanta diferencia entre una semana y otra". Pero la hay. Porque donde el Barcelona aplastó al campeón holandés mordió el polvo ante el colista de Primera División. Pero no es cuestión de actitud o de errores que condenen al equipo. "Mi equipo siempre ha tenido y tiene una actitud extraordinaria pero a veces la inercia del partido te lleva por otro sitio y puedes equivocarte, yo el primero". 

El entrenador no niega que está preocupado. Ante el Leganés "me preocupa más el primer gol que el segundo porque los errores siempre van a exitir, sea un error en el marcaje o de planteamiento del entrenador, son otras cosas en las que tenemos que incidir, siempre hay que mejorar tras derrotas o victorias". El problema de este Barcelona, pues, va mucho más allá. La falta de reacción y la falta de ideas, tanto para atacar como para defender, con el resultado en contra condenó al equipo azulgrana en Butarque como en abril en el Olímpico de Roma. Ante el Athletic Club será la hora de demostrar que el Barcelona ha aprendido finalmente la lección.