La Libertadores, los tejados y el miedo a perder

Comentarios()
Marcelo Hernandez/Getty Images
La final entre River y Boca se jugará en España , pero Argentina pierde mucho más que un partido de fútbol: pierde su esencia y su mejor producto.

La final de la Libertadores, el gran choque entre Boca y River, se jugará en un Bernabéu con los baños perfectamente alicatados. La gran final porteña se mueve inesperadamente a Madrid, que es una ciudad con un puente emocional muy particular con Argentina, pero una ciudad donde se silba menos, como ya decía Martín Hache, el inquieto personaje de Adolfo Aristarain que interpretó Juan Diego Botto. Hache, después de intentarlo mucho, tuvo que dejar desconsolado la capital de España y volver a casa porque añoraba los tejados de Buenos Aires.

No es una cosa menor extrañar los tejados de la propia ciudad. Los tejados son esa arquitectura íntima de los nativos de las ciudades: todos amamos los de nuestro propio lugar, no por hermosos o especiales, sino por reconocibles. Ese paisaje de los tejados nos devuelve algo íntimo, delicado e intransferible. Como el propio fútbol, que es un paisaje tribal que conecta con uno mismo.

Por eso, cuando me imagino una Libertadores en el Bernabéu, con realización y estética europea, siento que algo se rompió de ese gran partido que estaba siendo ensalzado por todo el planeta fútbol. Me da la sensación de que se será algo así como cuando Hollywood intenta hacer con muchos dólares la remake de una pieza de autor que tuvo éxito porque supo conectar con la gente. Es cierto, los actores no cambiarán, pero todo el resto sí.

No sé si habrá sido la presión, la corrupción, el exceso de drama o una mezcla de todo, pero es una pena indescriptible, sea cual sea el motivo, que la Final de la Libertadores entre River y Boca se decida fuera de Buenos Aires. La ciudad también era protagonista de ese baile loco, y ahora todo parecerá postizo. Importa el escenario en la función; la dramaturgia completa el espacio del relato, y el relato que se contaba trascendía el fútbol y se metía por las tuberías y los cables de la luz de la ciudad de Buenos Aires.

2018-11-25 River Plate v Boca Juniors Libertadores 2018

El miedo a perder ha sido tan potente, tan psicológico, que acabó somatizándose de una manera brutal.

El artículo sigue a continuación

Visto el ambiente inflamado tal vez sea lo mejor, tal vez la única opción sea sacar la obra de su escenario genuino. Pese a todo, es un golpe duro para el hincha argentino, mucho peor, para el ciudadano argentino, que se ve derrotado por la violencia y por la falta de aplomo de su dirigencia y que finalmente tienen que sufrir la afrenta de verse tutelado y ver cómo se exporta su mejor producto de entretenimiento a más de 10.000 kilómetros de distancia.

La final pierde color y el partido esencia. Pero Argentina pierde mucho más. Mucho más que un partido de fútbol: pierde un escaparate admirado y original donde vender su imagen genuina, que tiene mucho que ver con la venta de un fútbol literario y popular, con la reinvención pasional de un juego que se convierte en un lenguaje que se comparte en cualquier barrio, en cualquier oficina, en cualquier plaza o calle. Pierde Argentina un producto irrepetible, su partido, su derbi, su rivalidad. Renuncia a vender su mejor cara, vendiendo, para más inri, su peor versión: la alienación, la violencia.

El partido pierde su postal genuina y el hincha de todos los domingos pierde su butaca delante de la historia. Pierde ese hincha que va a estar 20 años sin dormir, y que en vez de estar en el Monumental estará delante de un televisor, cegado por un césped irreconocible, con un silbido y una acústica diferente. Todo estará, eso sí, muy bien embalado. Habrá papelitos y el estadio estará precioso y colorido, con medio campo para cada afición. El colorido no dejará ver, sin embargo, que en el fondo habrá 90.000 Martín Haches echando de menos, íntimamente, los tejados de Buenos Aires.

Próximo artículo:
Valencia contra Celta: alineación, día, hora, noticias y TV
Próximo artículo:
Fin de ciclo: los jugadores de Boca que cerraron una etapa
Próximo artículo:
Mercado de pases de San Lorenzo en vivo: los rumores de refuerzos y bajas para 2019
Próximo artículo:
¿En qué canal transmiten el Huesca vs. Atlético Madrid, de LaLiga?
Próximo artículo:
Cómo ver el Huesca vs. Atlético de Madrid en vivo y en directo online: streaming y TV
Cerrar