La génesis del 9/12: a un año de la primera final que River le ganó a Boca en 2018

Comentarios()
ANDRES LARROVERE/AFP/Getty Images
El 14 de marzo pasado, el Millonario venció 2-0 al Xeneize en Mendoza y se quedó con la Supercopa Argentina. 9 meses después llegaría la Libertadores.

El 9 de diciembre de 2018 cambió para siempre la historia del Superclásico. El 3-1 de River sobre Boca en el Santiago Bernabéu, que le dio al Millonario su cuarta Copa Libertadores, dejó en segundo plano cualquier otro duelo previo entre ambos y parece que nunca dejará de celebrarse en Núñez. Sin embargo, nueve meses antes de aquel duelo en Madrid, los hinchas del Millonario ya habían tenido una primera probada de lo que significa conseguir la gloria frente al rival de toda la vida: este jueves se cumple un año de la consagración del equipo de Marcelo Gallardo frente al Xeneize en la Supercopa Argentina.

El 14 de marzo del año pasado, en el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza, River y Boca se enfrentaban en la que era apenas la segunda definición mano a mano entre ambos en la historia, luego del triunfo azul y oro en el Nacional 1976. El equipo de Guillermo Barros Schelotto llegaba  al cruce como campeón del Campeonato de Primera 2016/17 y puntero de la Superliga (que finalmente ganaría), mientras que el del Muñeco arribaba como ganador de la Copa Argentina 2017, pero en una fuerte crisis futbolística: de los ocho partidos que había disputado en el año había ganado apenas dos y el nivel colectivo estaba muy lejos de ser el ideal.

Sin embargo, las diferencias de las realidades de cada uno desaparecieron apenas Patricio Loustau marcó el inicio del encuentro. Un torpe penal cometido por Edwin Cardona sobre Ignacio Fernández le permitió a Gonzalo Martínez marcar, a los 18 minutos, el primero de los tres tantos que le marcaría a Boca a lo largo del año. Y a 20 minutos del final, Ignacio Scocco liquidó la historia tras un contragolpe que se inició con una larga corrida de Nacho Fernández, muy recordada por los hinchas hasta que la del Pity en Madrid la dejó pequeñita en comparación.

Lo mismo sucede con la trascendencia de aquel partido, completamente opacado por la Libertadores. Sin embargo, difícilmente hubiera habido Bernabéu sin Malvinas: en Mendoza, sin que nadie lo supiera en aquel momento, estaba naciendo la génesis del 9/12.

Cerrar