El Atlético de Madrid, un quiebre en la temporada de De Ligt

Comentarios()
Getty Images
"Tras el partido contra el Atlético de Madrid reordené mis ideas y comencé a entrar en el campo con fe”, dijo el defensa holandés de la Juventus.

'Este no soy yo', se dijo a sí mismo Matthijs De Ligt después de su debut con la Juventus en la Champions League, un partido que enfrentó al conjunto italiano con el Atlético de Madrid en el Wanda Metropolitano. Así lo confesó el propio defensa holandés este martes.

No te pierdas a Mou, CR7 y Neymar, The Making Of, en exclusiva por DAZN. ¡Suscríbete ahora, tienes un mes de prueba gratis!

Concentrado con Holanda, el joven zaguero de la Vecchia Signora habló para 'FOX Sports' y aseguró: "Después del partido contra el Atlético en la Liga de Campeones, me dije: 'éste no es el jugador que soy'. Después de eso comencé a jugar con más confianza y desde entonces la línea ascendente ha comenzado. Reordené mis ideas y comencé a entrar en el campo con fe”.

Por otro lado, el jugador que le costó a la Juventus 75 millones de euros y que pretendió el Barcelona dijo que no quiere pensar en su precio. "Por supuesto que era una gran compra y no quería cometer errores. Pero no debes pensar así, nunca he jugado con ese pensamiento", señaló.

El artículo sigue a continuación

De Ligt cree que ha mejorado en las últimas semanas y por eso consideró: "Soy diferente con respecto al periodo internacional anterior. Después del partido contra Estonia, creo que jugué seis partidos, cinco de los cuales fueron buenos o muy buenos. Puedo decir que estoy más acostumbrado, pero aún tengo que mejorar".

En cuanto a la victoria del domingo pasado en campo del Inter, comentó: "El partido fue una batalla, una lucha de alta intensidad. Las línea para las críticas es muy delgada si lo haces bien o mal, desgraciadamente es la vida de un defensor. Este tipo de partidos contra el Inter son fantásticos para medirse las fuerzas, no algo que vivas todas las semanas. Trato de aprender de mis errores".

"Lo he visto desde un ángulo en el que no toco la pelota en absoluto. Está distorsionada y es justo lo que obtiene el árbitro. No sentí la pelota en mi brazo, sentí que me golpeó el costado. Por eso pedí el VAR, pero el árbitro decidió lo contrario. Tras esto no queda otra opción que cambiar el chip", dijo sobre el penalti que significó el 1-1 parcial del Inter en ese clásico italiano del fin de semana.

Cerrar