Jorge Bermúdez sobre Andrés Román y su fallido pase a Boca: "Gracias a Dios se le descubrió ahora"

Jorge Bermúdez Andrés Román 2021
Goal
El ex-defensor colombiano, dirigente de Boca, relató cómo vivió junto al jugador de Millonarios las horas posteriores al chequeo médico.

El capítulo de Andrés Felipe Román con Boca, luego de detectarse el problema cardiaco que impidió su contratación para el equipo de Miguel Ángel Russo, continúa encontrando voces al respecto y esta vez fue la de Jorge Bermúdez, integrante del Consejo de Fútbol del Xeneize.

'El Patrón', en diálogo con ESPN Colombia, contó nuevos detalles sobre el insuceso del jueves en la tarde cuando los resultados de los chequeos médicos revelaron una miocardiopatía hipertrófica progresiva en el lateral derecho.

Bermúdez, quien acompañó a Román todo el día, primero habló y pidió por la vida del futbolista antes de pensar en cualquier otra cosa: "Lo que yo como hombre del fútbol pediría, es por su vida. Si juega fútbol dentro de un mes o dentro de un año, seguramente le va a doler, pero que su vida continúe. Pero no que juegue dentro de un mes y dentro de un año no lo tengamos, ojo".

Y argumentó también la decisión del club de no cerrar el fichaje con Millonarios a raíz del inconveniente médico: "Lo que se le descubrió no es una cosa casual. No es que Boca no lo contrata porque le picó un zancudo o le salió un brote, no lo contrata porque ve un riesgo en su vida deportiva y en su salud".

En su reflexión, Bermúdez destacó la detección oportuna de la miocadriopatía hipertrófica para no tener que lamentar una tragedia posterior: "Esto es un regalo de Dios, yo no lo tomo mal. Gracias a Dios se le descubrió ahora".

"Todo el mundo dice qué lástima, qué dolor. Imagínense el dolor mío que estuve todo el día con él, que le vi la felicidad que tenía cuando llegó, que lo vi cuando ya terminábamos los exámenes y nos íbamos para el club, que le vi el nerviosismo cuando le empezaron a decir que las situaciones no estaban bien", prosiguió el ex-defensor que vistió la camiseta de Boca del 97 al 2001, complementando el relato de aquel día, desde su perspectiva como jugador: "Uno entiende porque además yo lo viví, fuimos a un club y nos probamos. La ilusión, Dios mío. Y terminar ese día llorando por un teléfono con la mamá diciéndole. Es muy duro".

"Pero la vida continúa, no se le terminó la vida a Andrés Felipe. Estamos seguros que se va a recuperar y Millonarios va a poner todo lo que se necesita. Seguro lo vamos a volver a ver en las canchas", finalizó Bermúdez.

Cerrar