Informe: Los planes del Atlético de Madrid para la próxima temporada

Atlético MadridWeb Atlético Madrid


Sin Champions no hay sostenibilidad. El club, el entrenador y el vestuario lo saben. Entrar en la Liga de Campeones para ingresar un buen puñado de millones es clave para que el club, sumando ingresos por competiciones, “market-pool”, ránking UEFA y por supuesto, derechos de televisión, pueda mantenerse como un club competitivo. Absolutamente todos los movimientos de futuro y la planificación deportiva penden de ese hilo tan fino. Entrar en Champions es asegurarse, como mínimo, unos 60 millones de euros. No hacerlo implica perder poder adquisitivo, rebajar salarios y naturalmente, la venta de activos y jugadores. La Champions es la vida y sin ella, el Atlético perdería músculo económico y daría varios pasos atrás en su estatus actual. Desde el club se trabaja en diferentes escenarios respecto al apartado de altas y bajas. La directiva no tiene previsto alterar su hoja de ruta del último lustro: mantener el equilibrio entre inversiones y desinversiones. Una norma no escrita que, desde hace años, conocen de memoria los aficionados del Atleti: para poder comprar, antes habrá que vender. Como ya publicó GOAL, los últimos diez años del club no mienten: se han invertido 1.002 millones de euros en fichajes y se han recaudado por ventas 944. 

Ser o no ser de Champions, ésa es la cuestión.

Si se alcanza el objetivo mínimo del club, estar en Champions, el Atleti podría mantener buena parte de su bloque y optar a intentar potenciar la plantilla. Si eso no sucede, el panorama de refuerzos sería mucho más complejo, se escucharían ofertas por varios jugadores y habría que renegociar el contrato de Diego Pablo Simeone, ya que en su contrato se especifica que sus condiciones cambiarían radicalmente en caso de que el equipo no esté entre los cuatro primeros de LaLiga. Según ha podido saber GOAL, las prioridades deportivas del club, siempre y cuando se entrase en Champions, pasarían por esclarecer el futuro de Álvaro Morata, Saúl Ñíguez e Ivo Grbic. El delantero, que estuvo cerca de acabar en el Barça en enero, ahora quiere quedarse en la Juventus, aunque los italianos quieren renegociar con el Atleti, con la intención de rebajar los 35 “kilos” de su opción de compra. Otro nombre propio es Saúl. Con la prohibición que sufre el Chelsea, que le impide fichar y firmar nuevos contratos, todo hace pensar que el ilicitano regresará a la que fue su casa en verano, porque tiene contrato hasta 2026. Club y jugador tendrán que reunirse y pactar una decisión buena para las partes. El último nombre sobre la mesa es Gbric. Está cedido en el fútbol frances y está por ver si el Lille se anima o no a pagar la opción de compra que tiene por el balcánico, que es de unos 8 millones de euros. El Atleti sigue estudiando al detalle los casos de esos tres activos y maneja múltiples escenarios. 

Renovaciones, marchas confirmadas y ofertas que llegarán

Otras dos patas de la planificación deportiva pasan por las renovaciones y por las posibles ventas. Herrera no seguirá (MLS, Houston Dynamo), Suárez todo hace apuntar que tampoco y pese a que Felipe Monteiro tenía una oferta de renovación, nadie en el club quiere precipitarse hasta saber si el club estará en Champions o no. El mismo caso sucede con jugadores muy deseados por otros clubes, como en los casos de Mario Hermoso y Yannick Carrasco, que en la última ventana de mercado tuvieron ofertas de clubes ingleses. En las oficinas del club, de hecho, se cree que el Newcastle volverá a la carga por Carrasco este verano. Su cláusula es de 60 millones. Otro caso que quita el sueño a los hinchas del Atleti es el de Joao Félix. El CEO del club, Gil Marín no tiene intención de vender y desea continuar con la que fue su gran apuesta, la inversión más fuerte de la historia del club. Jorge Mendes no para de presionar y aunque en el Atleti todos son conscientes del creciente interés del Barça, confían en entrar en Champions para no tener que poner en el escaparate a sus mejores jugadores. Ahora mismo, ni el Atleti quiere vender, ni tiene necesidad de hacerlo. Otra cosa será si no se entra en Champions.

Prioridad "central" y búsqueda de un lateral diestro

En el apartado de posibles altas, siempre pensando en que el Atlético conseguirá entrar en la Champions, el club quiere reforzarse en diferentes plazas: se busca un central como prioridad absoluta - incluso podrían llegar dos-, un mediocentro puro - una pieza que no tiene Simeone ahora mismo-, un lateral derecho y también un delantero centro, pensando que lo más probable es que Luis Suárez, que acaba contrato en junio, no continué en el Metropolitano. Para el lateral derecho se tiene en cuenta el perfil de Matty Cash (Aston Villa), del que existen buenas referencias, aunque su precio sería demasiado alto (30 millones mínimo) para el desembolso que desearía hacer el club. Otros nombres por los que se ha preguntado son Pablo Maffeo (Mallorca) o incluso Thierry Correia (Valencia). En cuanto a los centrales, en el club gustan David García (27 años, Osasuna) y Nikola Milenkovic (24, Fiorentina). El primero es uno de los mejores centrales de LaLiga, sobre todo por su poderío aéreo, tiene una cláusula de 20 millones y acaba de renovar hasta 2026. Hace meses el Atleti sondeó su posible llegada, pero Osasuna no quiso negociar y se remitió a la cláusula. El segundo es un viejo anhelo del club y se ha hablado con la Fiore para poder incorporarlo, pero el cuadro “viola” no desea su traspaso. Otra operación que podría intentar el Atleti, aunque apenas hay opciones reales, es la de César Azpilicueta. El capitán del Chelsea acaba contrato este verano y está en el radar del Barça, aunque el club de Londres tiene una cláusula unilateral para poder renovarle y ahora, sin poder fichar, sería raro que le dejase salir. Ahora mismo parece una opción en vía muerta para los rojiblancos. Otro nombre es el de Lucas Hernández (Bayern), cuya venta dejó 80 millones en el Atleti y que no atraviesa su mejor momento en Alemania, donde acumula algunas críticas. Parece casi imposible que el Atleti pudiera pujar por su traspaso o afrontar su salario, pero en el Atleti verían con buenos ojos una posible cesión, siempre y cuando los bávaros no quisieran contar con él. 

Objetivos: un mediocentro puro y un delantero centro

En cuanto al mediocentro, el Atleti confía en poder incorporar, a coste cero y sin pago de traspaso, a Boubar Kamara (22 años, Olympique Marsella), un mediocentro por el que suspira media Europa y que sigue sin renovar contrato con el club que preside Pablo Longoria. El Atleti está en la “pole” por el jugador y se podría hacer, sin tener que pagar al Marsella, con uno de los centrocampistas más prometedores de Europa. Otro jugador al que el club está atento como oportunidad de mercado, no como prioridad, es Sergi Roberto (Barça) que sigue sin renovar su contrato. El caso del delantero centro, siempre que no siga Suárez, es el más complejo. Fuentes solventes comentan a GOAL que ahora mismo, no existe consenso en el club acerca del perfil que más interesaría para la próxima temporada. Durante los últimos meses se han filtrado en la prensa nombres como Vlahovic (ya en la Juventus), Lewandowski (Bayern), De Tomás (Espanyol) o Lucas Boyé (Elche). Según ha podido saber GOAL, la búsqueda sigue. Tanto la directiva, como la dirección deportiva, como Simeone, saben que esa pieza será clave en el diseño de la plantilla para la próxima temporada. Todo está en "stand by". Y aparecerán más nombres. Entre otras cosas, porque fichar un “9” de garantías sí que dependerá, casi en su totalidad, de entrar o no en Champions.

Rubén Uría