Noticias Partidos
Real Madrid vs Barcelona

Granero, a Goal: "¿Barcelona? Mourinho nos hizo creer que no éramos unos perdedores"

9:00 CEST 9/4/21
Esteban Granero Marbella Real Madrid Jose Mourinho
El exjugador del Real Madrid, hoy en el Marbella, habla antes del Clásico de la rivalidad blanca con los culés, Cristiano, Messi, Xabi Alonso...

Esteban Granero (33 años) sabe muy bien lo que supone un Clásico porque lo ha vivido en primera persona. En sus tres temporadas como jugador del primer equipo del Real Madrid experimentó esa sensación. Fue en una época de máxima rivalidad no sólo de su equipo con el Barcelona, sino de Mourinho con Guardiola o de Cristiano Ronaldo con Leo Messi. El actual futbolista del Marbella (Segunda B) lo recuerda para Goal en la previa del gran duelo del próximo sábado (21:00 horas, Movistar LaLiga).

Mirando atrás ahora, ¿qué supuso la lucha entre el Real Madrid de Mourinho y el Barcelona de Guardiola?

Probablemente fue la mayor rivalidad en el fútbol desde la del Arsenal de Wenger y el Manchester United de Ferguson. Fue una gran pelea. Teníamos estilos diferentes. Ambos teníamos grandes jugadores, probablemente los mejores del mundo en ese momento. Teníamos identidades diferentes, pero éramos dos clubes que estaban hechos para ganar y solo uno podía hacerlo. Era como si Karpov y Kasparov lucharan por ser el campeón mundial de ajedrez. Fue una gran batalla. Por supuesto, fue muy estresante pero también muy divertido.

Aquel Barcelona era algo muy serio...

Fue increíble. Por eso tenemos todo el mérito del mundo, porque fuimos los únicos que pudimos vencerlos en un campeonato completo. Ganamos en el Camp Nou y logramos sumar 100 puntos. Seguramente fue uno de los mejores equipos de la historia. Estos jugadores venían de La Masia y jugaban un fútbol bonito, ​​con el mejor Messi haciendo lo que quería. Fue bueno verlo y fue bueno jugar contra ellos, pero pudimos luchar contra ellos y ganarles.

¿Mourinho lo hacía aún más singular?

Pasé dos años completos con él en el Real Madrid y, para mí, es el mejor entrenador que he tenido, desde todos los puntos de vista. Estaba el punto de vista táctico, claro, pero también su mentalidad y su relación con los jugadores. Y qué honesto es. Todo junto, en una situación en la que nosotros, como Real Madrid, estábamos un paso por detrás del mejor Barcelona. Éramos como los desamparados. Pero ser Real Madrid y ser el perdedor es difícil de manejar, y él nos hizo creer que no éramos perdedores. Pudimos luchar contra ellos y vencerlos. No sólo nos dijo que era posible, lo hizo posible. En el primer año les ganamos la Copa del Rey y en el segundo ganamos la Liga. Llegamos a las semifinales de la Champions, pero perdimos en penaltis con el Bayern de Múnich. Fue el mejor logro en mi carrera futbolística, y fue gracias a él.

Había otros dos nombres propios, Cristiano y Messi.

Cristiano era el mejor jugador del mundo en ese momento, junto con Messi. Ambos eran tan diferentes y, a la vez, estaban tan lejos de todos los demás... Jugar con Cristiano fue muy divertido y también muy inspirador porque siempre quería más. Era un gran ganador, un gran luchador que nunca se rendía cuando estábamos perdiendo. Cuando ganábamos tres o cuatro a cero, siempre quería más. Era ese tipo de jugador. Entrenaba duro en cada sesión y se cuidaba. Por eso todavía puede jugar al máximo nivel.

También andaba por ahí Xabi Alonso. ¿Era su gran referente?

Era muy competitivo, con mucha calidad y con el juego en su cabeza. Ahí el partido pasaba antes que en el campo. Es una cualidad muy importante para un centrocampista. Traté de aprender de él en cada entrenamiento y de comportarme como él dentro y fuera del campo. Es un buen ejemplo, no sólo de centrocampista, sino de futbolista.

¿Cómo se adaptó su nuevo proyecto fuera del campo, Olocip, al coronavirus?

Pensamos que era el momento de ayudar. No lo hicimos con fines lucrativos. Creamos modelos que fueron capaces de predecir la evolución y el crecimiento de la pandemia, durante el siguiente mes, en todas las regiones de España. Así, puede anticipar, por ejemplo, problemas en los hospitales y tomar mejores decisiones sobre cómo gestionar las restricciones. Todos nuestros científicos dejaron lo que estaban haciendo y empezaron a trabajar en esto para ayudar al Gobierno. Creo que era responsabilidad no sólo de todas las personas, sino de todas las empresas, dar lo mejor de sí mismos para ayudar a la comunidad, y esto es lo que hicimos.