Noticias En directo
NxGn

Federico Chiesa, la estrella NxGn de la Fiorentina con grandes zapatos por llenar

14:00 CEST 21/10/18
Federico Chiesa
El hijo del ex delantero viola, Enrico, es ya la estrella de su equipo a los 20 años de edad y una figura prominente en la selección italiana.

Una gran cantidad de jóvenes futbolistas con padres famosos han comenzado a hacerse un nombre en los últimos meses.

Justin Kluivert -ex Ajax, ahora en la Roma- y Timothy Weah -del Paris Saint-Germain- están siguiendo los pasos de Patrick y George respectivamente, pero hay otro atacante brillante con un antecesor posiblemente menos glamoroso que está teniendo un impacto aún mayor en Florencia.

Federico Chiesa, hijo de Enrico, ex delantero de la Sampdoria, Fiorentina y Parma, a la vez compañero de Giovanni Simeone -hijo de Diego-, ha disfrutado de un ascenso tremendamente alentador en la capital de la Toscana, aunque las actuaciones de Chiesa han llevado a la especulación de un traspaso millonario a la Juventus o el Chelsea en los próximos meses.

Bendecido con un toque hábil, una gran capacidad para confundir a los defensores rivales y una ética de trabajo ejemplar, Chiesa no posee del todo el toque goleador de su padre: un promedio de tres tiros por juego en 2017-18 le redituó solo seis goles, pero sus atributos de ataque bien redondeados lo hacen un jugador más completo.

Con un promedio de 2.6 regates exitosos y 1.9 pases clave por juego esta temporada, Chiesa ha retomado el ritmo del año pasado, mientras que su promedio de 1.4 entradas por juego muestra su alta tasa de trabajo.

Dicha productividad siempre llevará al reconocimiento de los equipos más ricos de Europa, lo que puede hacer que los jóvenes se centren en otras cosas más que en su desarrollo futbolístico. Pero Chiesa, quien llegó a nueve partidos con Italia durante el reciente parón internacional, no cree que ningún rumor sobre su futuro tenga un efecto negativo en sus actuaciones para La Viola.

"Solo estoy pensando en demostrar mi valor todo el tiempo, incluso si esos números [60 millones de euros] parecen un poco exagerados. Mi única prioridad es mostrar, domingo tras domingo, quién es Federico Chiesa. Estoy feliz aquí en Fiorentina. Solo estoy pensando en el próximo juego".

Una salida de la Fiorentina puede ocurrir en un futuro no muy lejano para Chiesa, cuya conmovedora celebración con su hermano menor Lorenzo después de su reciente gol contra el SPAL se volvió viral en las redes sociales el mes pasado, pero el extremo no sufrirá de delirios de grandeza, asegura su padre.

"Federico no ha cambiado en absoluto a pesar de ser tan popular. Todavía es humilde y mantiene las mismas amistades", dijo Enrico. "Todavía quiere crecer profesionalmente y estudia a sus oponentes en video. Nunca está cansado de aprender. Su secreto es entrenar muy duro todos los días".