¿Éxito o fracaso? Qué cambió en la Copa Libertadores siendo anual

Comentarios()
Lucas Uebel/Grêmio FBPA/Divulgação
El nuevo formato del certamen sudamericano permitió a los equipos tener mayor descanso, aunque la extensión del torneo complicó a algunos clubes.

La Copa Libertadores de 2017 tuvo algunas modificaciones respecto a las ediciones anteriores, siendo la reforma del año calendario una de las más importantes. En 2016, el campeonato se disputó desde el 2 de febrero hasta el 27 de julio, cuando Atlético Nacional se consagró campeón tras vencer a Independiente del Valle.

Para la edición de este año, la Conmebol decidió que el torneo comience en enero y termine en noviembre, pasando de 27 semanas de competencia a 42, con un formato similar al de la Champions League en Europa. Según Alejando Domínguez, presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol, este cambio se realizó para poder "mejorar el desempeño deportivo en los torneos nacionales, proteger a los jugadores y además potenciar la calidad de juego en las copas continentales".

¿Funcionó? Si bien es cierto que al extender la duración de la Copa los futbolistas tuvieron mayor descanso -en el 2016 la fase final se resolvió en tres meses y en esta edición en casi cinco- esto no impidió que los equipos elijan darle prioridad a la Libertadores por sobre los campeonatos locales: en la previa de un duelo copero, los entrenadores cuidaron a sus figuras y, en muchos partidos de las ligas, decidieron "guardar" lo mejor para la competencia sudamericana. Es que, más allá del calendario, la Libertadores es el certamen más prestigioso de Sudamérica y, en consecuencia, permite ingresos mucho más elevados para los clubes participantes que los que otorga el campeonato local. 

Cicero Geromel Gremio Lanus Copa Libertadores 22112017

El aumento en el descanso permitió que aquellos equipos más fuertes en materia económica, por lo tanto con mejor o más amplio plantel que el resto, tuvieran la posibilidad de pelear ambas competencias, debido al recambio. En Argentina, por ejemplo, River logró clasificarse a octavos de final mientras peleaba el Torneo de Primera División 2016/2017 (terminó segundo). En Brasil, Gremio, actual campeón de la Copa tras vencer a Lanús en la final, está en tercer puesto en la Serie A.

El artículo sigue a continuación

Otra particularidad que tuvo esta Copa Libertadores fue que se disputó mientras algunas ligas realizaban su receso invernal y pretemporada, por lo tanto, varios equipos jugaros los octavos de final en medio de fuertes trabajos de preparación.

La extensión del calendario, además, dejó en claro que el mercado de pases de invierno puede cambiar la competencia: los clubes corren el riesgo de perder a sus figuras antes, durante o después de los octavos de final, como le pasó a River con Alario y Driussi, por ejemplo.

¿Lo positivo? Podría decirse que es que el equipo campeón no se desarmará antes del Mundial de Clubes y llegará con ritmo de competencia, pero eso se verá cuando a Gremio le toque jugar en Emiratos Árabes Unidos.

Cerrar