Noticias En directo
Atlético Madrid

El terremoto João Félix y "el equipo del pueblo"

20:05 CEST 3/7/19
Joao Felix Atletico Madrid

Verano de 1987. Jesús Gil presentaba a Paulo Dos Santos, Futre, como nuevo jugador del Atleti. Lo hacía en la discoteca “Jácara”, emblemático escenario de la noche madrileña. El luso, que era el jugador de moda del fútbol mundial tras Diego Armando Maradona, fichaba por el equipo rojiblanco. Fue el gran golpe de efecto de Gil, que colapsó los medios de comunicación. Futre supuso una revolución. Hoy, 32 años después, aquel potro salvaje rojiblanco tiene sucesor: un niño prodigio que, como él, será colchonero a cambio de una millonada. Bendecido por Paulo, llega João Félix. El primero fichó siendo crack. El segundo debe demostrar que lo es.Con la ayuda del sumo hacedor Jorge Mendes, el primo de Zumosol de cada verano, y la habilidad negociadora de Gil Marín, el Atleti firmó a João Félix, el chico que no tiene nada que ver con Futre y no es Futre, pero que sueña con ser todo lo que fue Futre. Su llegada ha provocado un terremoto de magnitud 7.5 en la escala atlética. Y otro terremoto 7.5, en la escala de los haters, indignados con el gasto del "equipo del pueblo".

Hace un año, Simeone, profeta de la religión cholista, comentó: "Nosotros no tenemos las opciones de los equipos superpoderosos de gastar 150 ó 200 millones en un jugador, en el Atleti tenemos que ser creativos". Once meses después, el Atlético de Madrid ha fichado a João Félix, la joven perla del Benfica, por 120 millones de euros. ¿Mentía el Cholo cuando pronunció aquella frase con la que le van a zurrar por tierra, mar y aire? Habrá de todo, como en botica. Para los que van a hacer sangre con aquello de la humildad y el equipo del pueblo, será sinónimo de que Simeone mintió como un bellaco. Para los que tengan más sentido común que inquina, el asunto será tan limpio como una mañana de primavera: el Atleti reinvierte el dinero que va a cobrar por Griezmann, ahorro de ficha inclusive. Y para los que se molesten en bucear en el historial de fichajes del Atleti, el asunto bastará con saber sumar, restar o tener ganas de hacerlo. O con tener claro que ha comprado a este chico porque se va Griezmann. Si ven una colilla en el suelo, en efecto: han fumado.

João Félix es un proyecto de crack por el que suspiraba media Europa, clubes con más músculo económico que el Atleti, que es rico respecto a 17 clubes nacionales y pobre respecto a dos. Y el Atleti, sabiendo que pierde a Griezmann, ha decidido poner la pasta gansa por un niño de Portugal. ¿Es un riesgo fichar a un jugador que no es una realidad, sino un gran talento juvenil? Desde luego. ¿Arriesga muchísimo el Atleti? Sí. ¿Le puede salir la jugada por un ojo de la cara? Por descontado. ¿Es, en la modesta opinón de quien esto escribe, una salvajada pagar más de 50 millones de euros por cualquier jugador que no sea Messi? Pues miren, sí. ¿Sabe Simeone la cantidad de hostias que le van a caer si este “niño prodigio” no triunfa? Naturalmente. En la jungla del mercado pelotero, el Atlético de Madrid consigue un fichaje tremendo. El chico tiene talento, regate, llegada, clase infinita y calidad. Y más allá del universo parabólico y el hiperbólico planeta YouTube, el jugador apunta un potencial realmente descomunal. Uno que perseguía el City como un loco, uno por el que el Real Madrid movió ficha sin éxito, uno que rechazó una oferta de la Juventus y que acabó en el Atleti, a pesar de los prejuicios de la prensa portuguesa y las recomendaciones de algunos ex futbolistas lusos.

El chaval, que nadie se engañe, no viene a ser el sustituto de Antoine. No es un clon de Paolo Futre. No tiene nada que ver con el Kun. Y está  lejos del estatus de Hazard, Neymar, Suárez, Mbappé, Dybala o hasta Cristiano, porque Messi come aparte. Que nadie se haga trampas al solitario: João Félix es un gran talento en ciernes. Un niño con el que habrá que tener un equilibrio entre la mano izquierda que necesita su edad y la exigencia deportiva de su precio. João Félix es un chico que puede ser un crack, pero que todavía no lo es. Llega al Atleti para ser todo lo que se dice de él, pero ese camino aún está por recorrer y tendrá que hacerlo junto a Simeone. Como el fútbol no tiene memoria y la presión a su alrededor será salvaje, porque ha costado un carretón de millones, su fútbol tendrá que responder la pregunta del millón: ¿Vale lo que ha costado? La respuesta tiene dos letras, pero la palabra es una sola. Para los atléticos, un terremoto de ilusión 7.5 en la escala del cholismo. Para los que desean que al Atleti le vaya mal, este niño supone un terremoto de escozor 7.5 en la escala del haterismo.

Posdata: Son legión los que se pasan el día zurrando a Simeone porque, por lo visto, un día dijo que "el Atleti es el equipo del pueblo". Y desde entonces, los que hablan de la economía del Atleti sin saber sumar, restar o tener ganas de hacerlo, repiten, como papagayos amestrados, la cantinela del pueblo, la humildad y las clases populares. Información de servicio: el primer personaje futbolístico que acuñó aquella frase repetida por el Cholo años después, fue un tal Santiago Bernabéu, presidente del Real Madrid. Concretamente, Bernabéu dijo: "El Real Madrid es popular de pueblo. Es más: el Real Madrid es el equipo del pueblo". Circulen.

Rubén Uría