El Real Madrid perdió la oportunidad de devolver el 2-6 al Barcelona

Comentarios()
Getty Images
El conjunto blanco ha vencido a los azulgranas en la Supercopa por un global de 5-1, perdonando en el Bernabéu a su rival.


OPINIÓN


La Supercopa de España 2017 terminó con el triunfo del Real Madrid tras haber vencido al Barcelona en ambos partidos, un contundente 5-1 en el global de la eliminatoria. Un título de los considerado menores, pero que pudo haber trascendido mucho más si los blancos hubieran pisado el acelerador en el Santiago Bernabéu para conseguir una rotunda goleada.

Todas las noticias sobre el Real Madrid

El Real Madrid de Zidane suma y sigue. Este miércoles se adjudicó otro entorchado a las vitrinas, precisamente ante el eterno rival, con el añadido que supone. Pero si algo le falta a este brillante equipo, después de haber conseguido dos Champions consecutivas y recuperar el dominio del fútbol español, es un triunfo histórico ante el Barça, del mismo modo que Pep Guardiola lograra el célebre 2-6 en el Bernabéu. Un resultado que sigue escociendo en la memoria madridista, no nos engañemos. Y los merengues perdieron una oportunidad de devolver un resultado similar en esta Supercopa, especialmente en la vuelta.

Esa opción se pudo vivir en Chamartín esta semana, mucho más que en el Camp Nou el pasado domingo, donde el 1-3 fue un reflejo de lo acontecido. Los madridistas vencieron en la capital por 2-0 a un Barcelona muy deprimido, de los planteles culés más frágiles que han pasado por el coliseo de Concha Espina. El planteamiento táctico del Real Madrid, con presión alta y vigilancia especial a Messi, volvió a condenar a un Barcelona en construcción todavía afectado por la marcha de Neymar. Los blancos parecieron tener piedad de su rival, atestando dos golpes en la primera mitad y dejando moribundo, pero vivo, a los azulgranas en el segundo tiempo. 

La temporada no ha hecho más que comenzar y el ciclo de este Real Madrid triunfal sigue su curso, esperando nuevos retos y siendo el contrincante a batir tanto en LaLiga como en la Copa de Europa. Enfrente tendrá, más que presumiblemente, a este Barcelona todavía en proceso de regeneración bajo la batuta de Ernesto Valverde y con el orgullo dolido, pero no destruido por un Real Madrid que los dejó escapar. Una oportunidad de la que se pueden arrepentir los blancos en un futuro.

Cerrar