Noticias En directo
Fichajes

El futuro de Icardi: Napoli lo busca, pero él prefiere Juventus

16:29 CEST 15/7/19
Mauro Icardi Inter
Según medios italianos, el director deportivo del conjunto napolitano se reunió con Wanda Nara para conocer las intenciones del delantero.

Inter no lo quiere, Napoli sí, pero él prefiere a Juventus. En resumidas cuentas, ese es el estado actual del triangulo amoroso que definirá el futuro de Mauro Icardi. Y mientras espera novedades, el argentino comenzó a entrenarse por su cuenta este lunes, luego de haber sido dado de baja de la gira de pretemporada del Neroazzurro.

Por el momento, la única opción que parece tener abierta el atacante es la del conjunto napolitano. Si bien hace algunos días el presidente Aurelio De Laurentiis había negado categóricamente una reunión con ¨Wanda Nara, según reveló La Gazzetta dello Sport sí hubo un encuentro con la esposa y representante del jugador, del que participó el director deportivo, Cristiano Giuntoli y en el que no se habló de ofertas: la intención del club del sur era saber si Icardi estaría dispuesto a sumarse a Napoli y cuál es el margen de maniobra sobre los derechos de imagen en un eventual contrato.

Según el medio, la charla, que se produjo la semana pasada en Milán, no arrojó novedades significativas porque la prioridad del rosarino sigue siendo Juventus, en una elección que tiene que ver con lo deportivo pero también con lo geográfico: Turín queda a sólo 150 kilómetros de Milán, por lo que una transferencia a la Vecchia Signora le permitiría a la familia del jugador quedarse en su residencia actual.

Ante esta situación, en la Juve saben que tienen la mejor mano y piensan jugar sus cartas con cautela. La intención del director deportivo Fabio Paratici es resolver primero la situación de los tres centrodelanteros que tiene actualmente en el plantel (Mario Mandzukic, Moise Kean y Gonzalo Higuaín) y recién ir en busca de Icardi cuando el mercado esté a punto de cerrarse, con una oferta que rondaría los 40 millones de euros y que dejaría a Inter ante una decisión compleja: aceptar una oferta de apenas un tercio de la cláusula de rescisión o quedarse con un futbolista que cobrará uno de los contratos más altos del club sin siquiera ser parte del plantel.