Noticias En directo
Coronavirus

El fútbol que vendrá después de la crisis del coronavirus

19:07 CEST 2/4/20
Lionel Messi Eden Hazard Kylian Mbappe GFX
Pánico entre los clubes, que saben que el coronavirus provocará una gran recesión en la industria del fútbol

Habrá un antes y un después del coronavirus. En nuestras vidas y también en el fútbol. La pandemia, que ha provocado una crisis sanitaria sin precedentes en todo el mundo, está haciendo un daño económico tremendo a la industria pelotera. Tiene paralizados a los clubes, les mantiene sin ingresos y está generando multitud de pérdidas. En Goal hemos querido establecer diferentes claves para entender los efectos que provocará el coronavirus en el fútbol. Son los siguientes: 

- La gran mayoría de los clubes se van a ver obligados a presentar pérdidas este año en sus balances. Todos tienen muy complicado poder cumplir con el presupuesto que presentaron el pasado verano. Con las competiciones paradas y sin los ingresos estimados, las pérdidas van a estar a la orden del día en casi todos los clubes de Europa. En algunos, el pánico se ha desatado. En otros, se apela a un trabajo conjunto para poder sacar adelante la industria en un momento delicado.

- Más allá de que las competiciones se puedan reanudar en mayo, julio o finalmente, se suspendan de manera defnitiva, la mayoría de los clubes están provisionando diferentes medidas de ahorro y algunos están apelando a figuras como el ERTE (expedientes de regulación de empleo temporal) para paliar el goteo de pérdidas y poder mantener la viabilidad de los clubes.  El grado de preocupación de los clubes españoles es alto. Todos están improvisando medidas de contingencia para paliar las pérdidas.

-Las pérdidas generadas por el coronavirus afectarán a todos. Las caídas de ingresos (derechos de televisión, taquillas y merchandaising) provocarán una tremenda recesión en el fútbol europeo y mundial. Y esos daños colaterales van a marcar, a buen seguro, la hoja de ruta de los clubes a la hora de replantearse su política de contrataciones y de renovaciones. Es más, obligará a los clubes a tener que buscar nuevas fórmulas creativas a imaginativas para potenciar sus ingresos atípicos. 

-Los salarios. Antes del coronavirus, la política de sueldos de varios clubes "top" de Europa se había disparado. Ahora, con los ingresos resentidos y con los derechos de televisión en el aire, los clubes se tendrán que replantear los sueldos de sus estrellas. La Bundesliga, con Bayern y Borussia a la cabeza, ya encabeza una nueva política de actuación en la que los clubes han pedido a sus jugadores que se rebajan el sueldo un 20%. En España, la directiva del Barça ya está planteando eso a su plantilla. Sin duda, los jugadores van a tener que ceder. 

-El próximo mercado de fichajes se verá resentido por el coronavirus. Con los clubes en mitad de diferentes ERTES y su economía gravada por falta de ingresos, queda clarísimo que el próximo mercado de contrataciones será muy estático. Entre otras cosas, porque no habrá suficiente dinero como para activar la economía. Los clubes, incluso los más poderosos, tendrán que rebajar mucho el dinero destinado a compras y tendrán que activar alguna que otra venta, para poder subsistir.

-Más cesiones y menos traspasos. Sin dinero para acometer grandes fichajes, los clubes tendrán que apelar a la cesión. Un modo de no gravar aun más unas arcas que estarán maltrechas por los efectos del coronavirus. Las cesiones a pelo o con opción de compra posterior se acabarán imponiendo y el próximo verano, si los efectos del coronavirus siguen azotando fuerte a la sociedad, veremos pocos traspasos...y casi ninguno millonario. Será un mercado contenido. 

-Oportunidad para la cantera. Con una política clara de contención de gastos, sin poder aspirar a grandes fichajes y con la cesión como fórmula menos gravosa, los clubes tendrán que empezar a apostar por cuidar lo que tienen. Y además, tendrán que reformular sus políticas: a falta de cartera, tendrán que tirar de cantera. Muchos equipos se lo pensarán dos veces antes de busscar fuera lo que pueden tener dentro de sus academias, escuelas o filiales. Sin duda, esta crisis es una oportunidad para recuperar los valores "de casa".